Laburno de la India (Cassia fistula)

La Cassia fistula es un árbol pequeño

La Cassia fistula es un árbol muy bonito, especialmente cuando está en flor. Sus racimos florales cuelgan de las ramas en primavera, aportando color al lugar donde esté, y atrayendo a varios insectos polinizadores, entre ellos a las abejas. Es, además, una planta que tolera bastante bien la poda, motivo por el cual se puede cultivar en jardines pequeños, e incluso en maceta si estamos dispuestos a recortar sus ramas cada pocos años con el fin de darle una forma arbustiva.

Aunque, para ser sinceros, si queremos que se vea realmente preciosa lo mejor será dejarle crecer a su aire, y quitarle solo las ramas que, con el paso del tiempo, se secan y mueren. Pero, ¿cuál es el origen de la Cassia fistula y qué necesita para poder vivir bien?

Origen y características de la Cassia fistula

La Cassia fistula es un árbol de flores preciosas

Imagen – Wikimedia/B00J4JNH9O

Nuestra protagonista es un árbol caducifolio nativo de Oriente Medio, Egipto y de las regiones tropicales y subtropicales de Asia. Para los tailandeses es su árbol nacional. Ahora bien, fuera de sus lugares de origen se puede encontrar en los jardines de América tropical, en concreto en aquellas regiones donde llueve con frecuencia. También se cultiva (o se puede cultivar) en otros puntos donde no se registren heladas, como la Costa Tropical en el sur de España. En otras zonas, como en el Mediterráneo, necesita protección durante el invierno.

Se trata de una planta que crece entre los 6 y los 20 metros de altura. Esto vendrá determinado sobre todo por el clima, ya que cuanto más favorable sea para él más y mejor podrá crecer; sin embargo, también será necesario que la tierra le proporcione los nutrientes que necesita, y que además permita que sus raíces se desarrollen con normalidad.

Las hojas son alternas, verdes y pecioladas. Y en cuanto a las flores, las cuales son amarillas, se agrupan en racimos colgantes de entre 30 y 80 centímetros de largo. Esta característica hace que algunos conozcan a la Cassia fistula como lluvia de oro, aunque hay que tener cuidado con esto pues existe un árbol que también recibe ese nombre: el Laburnum anagyroides, el cual solo vive en climas templados. Otros nombres que recibe la C. fistula son los siguientes: casia purgante, hojasén, caña fístula, laburno de la India y lluvia dorada.

Y el fruto es una legumbre de color marrón oscuro que puede ser muy larga, de hasta 60 centímetros, en cuyo interior encontraremos numerosas semillas aovadas y marrones.

¿Qué usos se le da?

  • Ornamental: cuando está en flor es una auténtica maravilla, así que se aprovecha para plantar en zonas donde pueda destacar. Además, proporciona sombra.
  • Bonsai: tiene características que la convierten en una especie muy atractiva para los aficionados y expertos del bonsai: resiste bien la poda, crece a buen ritmo, florece sin problemas aún y cuando se plante en una bandeja… No es exigente, si bien no se debe tener en el exterior si se registran heladas.
  • Medicinal: se usan las hojas, las flores y las legumbres:
    • Hojas: como cataplasma para aliviar el picor y/o dolor de las picaduras de avispas.
    • Flores: se elabora un jarabe para tratar el estreñimiento.
    • Legumbres: en concreto se consume la pulpa en infusión para aliviar los síntomas de las enfermedades respiratorias leves, como resfriados, gripes y similares.

¿Cuáles son las necesidades de la Cassia fistula?

La flor de la Cassia fistula es amarilla

Imagen – Flickr/B00J4JNH9O

Para terminar, vamos a hablar de lo que necesita esta planta para crecer en condiciones; así, si quieres una en tu jardín o en la terraza, sabrás cómo cuidarla:

Ubicación

Es importante que se ponga en un lugar soleado; así podrá tener un desarrollo normal. Cuando le falta luz, sus ramas, es decir, crecen muy rápido hacia la fuente de luz más potente (que puede ser el reflejo de luz sobre el metal por ejemplo), y al hacerlo »adelgazan» y se debilitan.

Como pierden fuerza, terminan por caer. Esto les pasa mucho a las plantas de semillero que están en interior; por eso es mejor poner a la cassia lo antes posible en una zona donde le dé el sol de forma directa.

Si quieres saber cómo son sus raíces, no te has de preocupar por este tema ya que no son invasivas. Pero si vas a plantarla en el suelo, te recomendamos ponerla a unos 5 metros de la pared como mínimo para que pueda crecer recta.

Tierra o sustrato

  • Si va a estar en el jardín, se ha de plantar en una tierra ligera, rica en nutrientes y con buen drenaje.
  • Si vas a estar en maceta, hay que llenar con sustrato de cultivo universal que sea también ligero y de calidad, como este.

Riego

Dado que no resiste la sequía, se debe regar más o menos cada 2 o 3 días en verano, y cada 5-6 días el resto del año. Pero si por ejemplo vives en una zona donde llueve con frecuencia, tendrás que regar menos puesto que la tierra tarda más tiempo en secarse.

Abonado

Es aconsejable abonar a la Cassia fistula en primavera y en verano, sobretodo si vives en una zona donde los inviernos son fríos, puesto que interesa que llegue lo más fuerte posible a esa estación para que pueda sobrevivir a ella. Se puede abonar con abonos orgánicos, o con fertilizantes como el universal (en venta aquí) o para el de plantas verdes (puedes comprarlo aquí) siguiendo las instrucciones de uso.

Multiplicación

Los frutos de la cassia fistula son largos

Imagen – Flickr/Tatters ✾

Se multiplica con facilidad por semillas en primavera-verano. Estas se meten en un colador y este en un vaso con agua hirviendo durante 1 segundo y luego en otro vaso con agua a temperatura ambiente durante 24h. Al día siguiente se siembran por ejemplo en pastillas de turba o en bandejas semillero con tierra específica (como esta), puestas en un lugar soleado. Para que todo vaya bien, hay que tratarlas de vez en cuando con fungicida como este, ya que los hongos causan daños muy serios a las plantas jóvenes.

Poda

Si es necesario, se poda a finales del invierno. Hay que quitar las ramas secas, y recortar aquellas que crezcan demasiado.

Rusticidad

No resiste el frío. Un ejemplar adulto y aclimatado podría soportar alguna helada muy débil y puntual de hasta los -1ºC, pero solo si después la temperatura sube rápido por encima de los 10ºC.

¿Qué te ha parecido la Cassia fistula? ¿Habías oído hablar de ella?


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

bool(true)