Lluvia de oro (Laburnum anagyroides)

La lluvia de oro es un árbol caducifolio

Imagen – Wikimedia/Irene Grassi

El árbol lluvia de oro es una planta de gran valor ornamental, especialmente en primavera cuando de sus ramas brotan multitud de flores amarillas agrupadas en racimos colgantes, motivo por el que el árbol recibe ese nombre en lenguaje popular o común.

Aunque hay que conocerlo para que no haya sorpresas, realmente es una planta que no tendrá problemas para vivir en una región donde el clima sea templado.

Origen y características de la lluvia de oro

El árbol lluvia de oro es una planta caducifolia

Imagen – Wikimedia/Valla y flores

Es un árbol o arbusto de gran tamaño caducifolio nativo de Europa, tanto del centro como del sur, conocido como lluvia de oro, laburno, falso ébano o citiso. Su nombre científico es Laburnum anagyroides y pertenece a la familia de las fabáceas. Crece hasta los 7 metros de altura, y desarrolla un tronco cuya corteza es lisa.

Las ramas son colgantes, algo que le da un aspecto muy interesante. De ellas brotan hojas compuestas, lisas por el haz y pubescentes por el envés. Sus flores son amarillas y, además, tienen aroma. Se agrupan en racimos de unos 20 centímetros de largo, y tras ellas aparecen los frutos que son legumbres de unos 5-7 centímetros de largo que contienen semillas negras.

Todas su partes son tóxicas, especialmente las semillas, para los humanos y los caballos.

Nota importante: como lluvia de oro se conoce también a la especie Cassia fistula, la cual es un arbolito de origen tropical con propiedades medicinales.

¿Para qué sirve la lluvia de oro?

Se usa para lo siguiente:

  • Decorar jardines. Ya sea como ejemplar aislado, o en alineaciones.
  • Como planta en maceta, pues queda muy bonito en un patio o terraza.
  • Para hacer instrumentos musicales y esculturas.
  • Incluso se podría trabajar como bonsái.

Por todo ello, es un árbol excepcional, aún y teniendo en cuenta que es tóxico. Conociéndolo, y poniéndolo en el lugar adecuado, se podrá disfrutar mucho de él.

Cuidados del Laburnum anagyroides

El árbol lluvia de oro no es difícil de mantener, pero como sucede con cualquier planta, es importante conocer, no solo sus características, si no también sus necesidades. Por eso, ahora que hemos hablado de lo primero, vamos a pasar a explicar sus cuidados:

Clima

Necesita un clima templado; es decir, uno en el que las cuatro estaciones estén diferenciadas. Además, el invierno ha de ser frío, con heladas y nevadas, para que el árbol »sepa» cuándo debe de reposar. Y es que sin este descanso invernal terminaría por debilitarse y morir, que es por lo que no se debe cultivar en climas tropicales.

Ubicación

Es preferible que esté a pleno sol, pero si en tu jardín o patio no hay o si el clima es cálido, podrá estar en semisombra. Lo que no le debe de faltar es la luz -natural-. Además, cuando se vaya a plantar en el suelo es importante que se busque una zona donde las tuberías queden a una distancia mínima de cinco metros de la lluvia de oro.

No es una planta que se pueda tener en interior.

Tierra

  • Jardín: es una planta que crece en suelos frescos, ricos y calcáreos.
  • Maceta: el sustrato a utilizar tiene que ser poroso, como por ejemplo esta mezcla: 40% mantillo (en venta aquí) con 20% de humus de lombriz (en venta aquí), y el resto perlita (en venta aquí) para mejorar el drenaje. La maceta ha de tener agujeros en la base, pues de lo contrario las raíces se pudrirían.

Riego

La lluvia de oro florece en primavera

Imagen – Flickr/Maja Dumat

El árbol lluvia de oro no resiste la sequía; de modo que será conveniente regarlo a menudo si el clima es más bien seco. Si llueve con frecuencia en el lugar donde vives, no tendrás que preocuparte demasiado por el riego de tu planta; aún así, no dejes que la tierra permanezca seca durante mucho tiempo.

Pero ojo: no mojes las hojas durante el riego, pues podría acabar con hongos.

Abonado

Desde que las yemas despiertan en primavera hasta, al menos, la producción de sus frutos, no está de más abonarlo con abonos de origen orgánico. Así conseguiremos que crezca fuerte, y con salud.

Se puede usar abono, guano, compost, humus… Hay muchos tipos de abonos muy recomendables que le irá bien al árbol. Pero eso sí, no se han de mezclar, y menos aún si se usan fertilizantes (los »abonos químicos») pues acabaría perjudicándole.

Multiplicación

El Laburnum anagyroides se multiplica por semillas. Al ser un árbol de climas templados lo suyo es sembrarlas durante el invierno, en bandejas forestales o macetas, poniendo 2 o 3 en cada una. El sustrato puede ser universal (como este que venden aquí), o específico para semilleros (en venta aquí).

Tienes que ponerlas en semisombra, y mantener la tierra húmeda. También es importante echar por encima cobre en polvo para que los hongos no las dañen.

Plagas y enfermedades

El árbol lluvia de oro es muy resistente, pero es vulnerable al oídio, una enfermedad fúngica que hace que las hojas queden cubiertas por un polvo o moho grisáceo. En ejemplares adultos no es grave, pero en los más jóvenes es preciso tratar con fungicida. que lleven cobre de base.

Trasplante

La lluvia de oro es un árbol pequeño

Imagen – Wikimedia/Solipsista

Si se tiene en maceta, se ha de plantar en otra más grande cada 3 años aproximadamente, dependiendo de su velocidad de crecimiento. Esto se hará a principios de primavera, poco antes de que la planta despierte o cuando ya haya empezado a brotar.

En el caso de que vaya a plantarse en el jardín, se hará en primavera también, una vez que haya enraizado bien y sus raíces salgan por los agujeros de la maceta.

Rusticidad

Soporta el frío y las heladas intensas de hasta los -18ºC.

¿Qué te ha parecido el árbol lluvia de oro?


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.