Tejo (Taxus baccata)

El tejo es una conífera

Imagen – Wikimedia/Mykola Swarnyk

El tejo es un árbol que tiene un crecimiento muy lento, pero como suele pasar con este tipo de plantas, puede vivir mucho, mucho tiempo: más de mil años. Y para ello, además de aprovechar su energía en crecer de forma pausada, lo que hace es protegerse lo mejor que puede de sus enemigos. De hecho, lo único que se podría ingerir sin problemas es el arilo, es decir, la parte carnosa del fruto, la cual es de color rojo cuando finaliza su proceso de maduración.

Lo encontraremos en el continente europeo, además del Reino Unido. Para ser más exactos, hay que decir que prefiere vivir en lugares donde el clima es templado tirando a fresco, es decir, donde las temperaturas de hasta los -25ºC de mínima, y los 30 grados positivos de máxima. Soporta mucho mejor el frío que el calor, por eso se verá mucho más sano por ejemplo en zonas de gran altitud que cerca del mar.

¿Qué es el tejo?

El tejo es una conífera perennifolia

Imagen – Wikimedia/Paulo Etxeberria

El tejo es una conífera perennifolia que alcanza una altura de 20 metros, a veces 28 metros, y que termina desarrollando un tronco grueso de unos 60 centímetros de ancho. La copa es algo irregular, más ancha en su base, y muy densa. Las hojas son lanceoladas, de color verde oscuro, y miden aproximadamente 5 centímetros de largo.

Sus flores son solitarias, y brotan en la primavera temprana. Estas son unisexuales, y aparecen en ejemplares distintos. El fruto es un cono que podría confundirse con una baya pequeña, de 1 centímetro de ancho más o menos, la cual es carnosa y por lo tanto blanda. Esta protege una semilla que suele tardar unos dos años en germinar.

En el lenguaje común o popular se le conoce por varios nombres distintos, como por ejemplo tejo negro, tejo europeo, o tejo común. Ahora bien, su nombre científico es solo uno y es Taxus baccata.

¿Para qué sirve?

Este es un árbol que durante siglos ha tenido y tiene usos muy diversos:

  • Madera: esta es dura pero flexible, así que se aprovechó para hacer arcos, además de marcos y muebles de todo tipo.
  • Decoración de iglesias rurales y sitios parecidos: como el tejo es tan longevo, para muchos es un árbol sagrado, por lo que se ha plantado y se planta hoy en lugares religiosos.
  • Planta ornamental: en un jardín, como ejemplar aislado, se ve muy bonito. Ahora bien, como hay árboles parecidos pero de crecimiento más rápido, como las Thuja, el tejo común ya no se utiliza tanto como antes.

¿Qué parte del tejo es venenosa?

Las hojas del tejo son verdes

Imagen – Wikimedia/Oceancetaceen Alice Chodura

Realmente, todas sus partes lo son, a excepción de la parte carnosa del fruto. Se considera letal la dosis de entre 50 a 100 gramos de hojas, pero realmente tanto las semillas como la corteza también son peligrosas si se ingieren, independientemente de que estén en la planta o en el suelo.

Esto es así porque contienen una serie de alcaloides que actúan en el corazón, haciendo que deje de latir. Por eso, no hay que consumirlo nunca, bajo ningún concepto.

¿Dónde hay tejos en España?

El Taxus baccata está presente sobretodo en el norte de la península, pero también en las regiones montañosas del Mediterráneo incluyendo la Sierra de Tramuntana (Mallorca).

Además, fuera de España crece en el norte de África, así como en otras partes de Europa como Alemania, Francia o Italia.

¿Qué necesita para vivir?

Si quieres tener un Taxus baccata, quizás lo más importante que debes de tener es paciencia. Como hemos dicho, crece lentamente. Hablamos de que puede hacerlo a un ritmo de unos cinco centímetros por año, quizás diez si las condiciones son muy buenas.

Pero aún y así, es un árbol de gran valor ornamental, que se puede tener en una maceta durante años, y luego plantarlo en el jardín en cuanto alcance una altura de medio metro. Ahora bien, si no queremos tirar el dinero debemos conocer sus necesidades básicas:

Clima templado con veranos suaves

El fruto del tejo es rojo

Imagen – Wikimedia/Amada44

Esto ya lo hemos comentado antes, pero es importante recalcarlo porque si nos hacemos con uno y vivimos, por ejemplo, en una zona donde las temperaturas alcanzan los 38 o 40ºC en verano, lo más probable es que lo pase mal.

Además, si nuestra intención es plantarlo en el suelo, debería de llover con regularidad a lo largo de todo el año, ya que es un árbol que no resiste la sequía.

Tierra rica en materia orgánica

El tejo no puede crecer en suelos pobres. Es necesario que sea fértil, y que también tenga una textura esponjosa. Puede crecer tanto en los alcalinos como en los ácidos, pero debe de tener muy buen drenaje; es decir, cuando llueva o se riegue, se ha de ver que el agua es absorbida a buen ritmo.

Si prefieres tenerlo en una maceta, te recomiendo que consigas un sustrato que, si bien puede ser más caro que otros, será de mejor calidad, como por ejemplo este de BioBizz o el universal de Fertiberia.

Aportes regulares de abono

Es especialmente interesante abonarlo si se tiene plantado en maceta, ya que la planta va gastando la tierra que tiene en el recipiente. Pero también se le puede ir echando abono si está en el jardín. En cualquier caso, hay que hacerlo después de que las heladas hayan terminado, y hasta que finalice el verano.

Unos buenos abonos para el tejo son por ejemplo el guano o el estiércol de animales herbívoros. Otra opción es usar fertilizantes para plantas verdes como este, siempre que se sigan las instrucciones de uso.

Rusticidad

El tejo soporta hasta los -25ºC, pero la temperatura máxima no debería superar los 35ºC pues sufriría daños.

¿Qué te parece el tejo? ¿Te animarías a tener uno en tu jardín?


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*