Encina (Quercus ilex)

Las hojas de Quercus ilex son verdes

Imagen – Wikimedia/Liné1

El Quercus ilex es un árbol robusto y muy resistente. Si bien crece de forma lenta, es una especie capaz de soportar tanto las heladas moderadas como la sequía. Y además, tiene una copa tan densa que proporciona mucha sombra, algo que sin duda se disfruta durante los días en los que el calor es especialmente fuerte.

Por si fuera poco, sus frutos, que conocemos por el nombre de bellotas, son un tentempié delicioso después de tostarlas (no se han de comer nunca crudas, ya que de hacerlo acabaríamos con dolor estomacal como mínimo). Por todo ello es un árbol de jardín o, si se quiere, de huerto, que nos va a alegrar mucho los días. Vamos a conocerlo.

¿Cómo es el Quercus ilex?

La encina o Quercus ilex es un árbol perennifolio

Imagen – Wikimedia/Jean-Pol GRANDMONT

El Quercus ilex es un árbol perennifolio nativo de la región mediterránea muy conocido por los nombres comunes de encina, carrasca o chaparro, este último muy usado en el sur de la Península Ibérica. Alcanza alturas comprendidas entre los 15 y los 25 metros, dependiendo de las condiciones del terreno y, sobre todo, de la pluviometría; así, en los lugares donde llueve poco o muy poco se quedará más bajo que en aquellos donde llueva de forma más seguida.

Su copa es redondeada y ancha, y está formada por hojas verdes y coriáceas, las cuales permanecen en la planta un promedio de 3 años hasta que poco a poco son sustituidas por otras nuevas. Es monoico, teniendo flores masculinas y flores femeninas en el mismo ejemplar. Las primeras son amentos de color amarillo suave al principio y pardos al madurar; las femeninas brotan de tallos colgantes, son pequeñas y amarillas.

Sus frutos, las bellotas, miden unos 2 centímetros y son de color marrón oscuro. Su punta es punzante, algo que lo diferencia de otros Quercus, y maduran en otoño-invierno. Es un árbol que comienza a fructificar a los 15 años de edad, siempre que las condiciones climáticas y del suelo se lo permitan.

¿Para qué sirve?

La encina tiene múltiples usos. Hemos mencionado ya uno, que es el comestible, pero hay otros que también es interesante conocer:

  • Ornamental: es el uso más extendido entre particulares. Es un árbol que proporciona una sombra muy agradable, fresca y densa.
  • Alimento: las bellotas más dulces son alimento para el ganado, pero también para los humanos. Nosotros consumimos después de haberlas tostado. También se hace harina que es empleada para elaborar pan.
  • Para curtir el cuero: su corteza es rica en taninos, con lo cual es aprovechada en tenerías.
  • Para desinfectar heridas: si se mezcla la corteza, con las hojas y los frutos machados, y después se cuece, se obtiene una sustancia que se puede usar para curar heridas.
  • Madera: es utilizada en la fabricación de piezas que han de soportar mucho rozamiento, como las ruedas de los carros por ejemplo, o herramientas.

¿Cuáles son sus cuidados?

La encina, o Quercus ilex, es uno de los árboles más comunes de la España mediterránea. Se encuentra sobre todo en la península, pero también en las Islas Baleares. Ello no impide que sea vista en muchos jardines; no en vano, resiste igual de bien el calor como las temperaturas bajo cero. Pero es importante que se tengan en cuenta varias cosas para que no surjan problemas:

  • Es un árbol que necesita espacio. Crece lento, pero eso no significa que podamos cultivarlo en una maceta durante toda su vida (a menos que se vaya podando), o en un jardín muy pequeño.
  • En climas donde no hay invierno (frío) no puede vivir. Pese a que es una planta siempreverde, necesita que las temperaturas bajen de los 0 grados en algún momento, y que se mantengan por debajo de los 20ºC unos meses.
  • Necesita que caigan un mínimo de 400mm de precipitaciones al año para ser un árbol que se cuide solo. Soporta muy bien la sequía una vez enraizado y aclimatado, pero si es demasiado prolongada lo pasa mal.

Partiendo de esto, los cuidados que precisa son los siguientes:

Ubicación

Las hojas de la encina son coriáceas

Imagen – Flickr/SuperFantastic

Es una planta que se cultiva siempre en el exterior, y en una zona expuesta al sol de forma directa. Incluso los semilleros se han de colocar en lugares expuestos para que las plántulas puedan crecer correctamente desde el principio de sus vidas.

Tierra y abonado

Crece bien en prácticamente cualquier tipo de suelo, pero si vas a tenerla en maceta unos años has de plantarla en sustrato que drene bien el agua (como este), ya que las raíces no soportan el exceso de humedad.

En cuanto al abonado, es recomendable abonarla en primavera y verano. Si está en el suelo, le puedes echar estiércol de vaca por ejemplo; y si está en maceta usa abonos líquidos de origen orgánico, como el guano (en venta aquí).

Riego

Durante el tiempo que esté en maceta, y durante los primeros años que pase en el suelo se ha de regar varias veces por semana en verano. Por el contrario, el resto del año no será necesario echarle agua más que cuando se vea la tierra seca.

Artículo relacionado:
¿Cuándo y cómo regar árboles?

Poda

Realmente no necesita poda, pero si se va a cultivar en maceta sí que habrá que podar sus ramas a finales de primavera. Es muy importante que esas podas no le resten belleza al árbol, que no se vean mucho.

Siempre va a ser mejor hacer pequeños cortes durante muchos años, que hacer una poda drástica un año, porque si optamos por lo segundo, seguramente acortaremos la vida de nuestro Quercus ilex. Además, hay que usar herramientas

Multiplicación

La encina se multiplica por semillas

Imagen – Wikimedia/Lucarelli

La encina se multiplica por semillas en invierno (han de pasar frío para poder germinar), y esquejes en primavera.

Plagas y enfermedades

Es muy resistente, pero sí que es verdad que le pueden afectar los hongos cuando tiene demasiada agua, o una plaga conocida como la agalla de la encina. Esta última hace que aparezcan bultitos en en el envés de las hojas, como consecuencia del ataque de la Dryomia lichtensteini, que es un tipo de dríptero.

Para controlarlo lo que se hace es podar las partes afectadas, y mantener al árbol lo más sano posible.

Rusticidad

Soporta entre los -15ºC de mínima y los 40ºC de máxima.

¿Qué te parece el Quercus ilex?


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.