Higuera hoja de violín (Ficus lyrata)

Las hojas del Ficus lyrata son grandes

Imagen – Wikimedia/David J. Stang

Gracias a Internet, y a la globalización, hoy en día es relativamente fácil conseguir plantas de otros países. Uno de los árboles de hoja perenne exóticos que podemos conseguir es el Ficus lyrata. Si bien es muy sensible al frío, es uno que tiene un crecimiento algo más lento que otras especies del género, y como además no crece mucho, a menudo se disfruta en maceta.

Es una planta que a mí personalmente me encanta, ya que no es muy exigente teniendo en cuenta su origen que es África Occidental. Lo que quiero decir es que, si bien es muy sensible al frío, se tiene la opción de mantenerla en el exterior durante buena parte del año, puesto que la temperatura más baja que soporta es de 10ºC.

¿Cómo es el Ficus lyrata?

El Ficus lyrata es un árbol perenne

Imagen – Wikimedia/Forest & Kim Starr

El Ficus lyrata es un árbol conocido con el nombre de higuera hoja de violín, ya que sus hojas tienen esa forma. Como decía, es originario del oeste de África, donde vive en la selva tropical. En su hábitat natural puede empezar su vida siendo una epífita, germinando sobre la rama de algún árbol y terminando por estrangularlo a medida que sus propias raíces van haciéndose cada vez más grandes y fuertes. Ahora bien, también puede hacerlo como árbol solitario, en cuyo caso alcanzará los 15 metros de altura.

Si hablamos de las hojas, con el tiempo llegan a medir unos 40 centímetros de largo por 30 centímetros de ancho. El margen es ondulado, y los nervios principales se ven a simple vista. Estas además tienen una textura coriácea.

En climas templados, dado que se tiene en interior, es difícil que florezca y que, por consiguiente, fructifique. Sin embargo, en climas cálidos sin heladas llega a producir frutos, que son hijos verdes los cuales miden unos 3 centímetros de diámetro.

¿Dónde poner el Ficus lyrata?

La higuera hoja de violín necesita mucha luz, al igual que los demás Ficus. Es un árbol que no va a tener un buen desarrollo ni en lugares sombreados ni en interiores donde hay poca claridad. De hecho, este quizás podría ser uno de los pocos inconvenientes que tiene: que, sí o sí, ha de estar en una zona en la que los rayos solares puedan entrar sin dificultad.

Pero ojo: esto no significa que tenga que estar a la intemperie. Desde luego, sería lo mejor, pero siempre y cuando no se registrasen heladas. En caso contrario, sí que tendremos que meterla en casa, donde le buscaremos una habitación en la que haya ventanas por las que entre la luz y donde no haya ventiladores ni otros aparatos que generen corrientes de aire.

¿Cómo cuidar la planta Ficus lyrata?

El Ficus lyrata es un árbol mediano

Imagen – Flickr/Cerlin Ng

Pasando ahora a sus cuidados, si tienes pensado comprar uno, o si ya lo has hecho pero no sabes cómo regarlo o si tienes que cambiarlo de maceta, ahora te diré lo que has de saber para que tu planta esté bien:

Riego

La higuera hoja de violín tiene que recibir agua de vez en cuando. No le gusta nada la sequía, así que es importante que se vaya regando cada poco tiempo. No sería correcto que te dijera »riégalo cada 2 días» por ejemplo, porque la frecuencia de riego va a depender mucho del clima que haya en tu zona, y de si lo tienes en el exterior o en interior.

Por esto, prefiero recomendarte que compruebes la humedad de la tierra antes de regar. Esto lo puedes hacer de una forma muy sencilla y rápida. Simplemente necesitas un palo de madera, el cual introducirás hasta el fondo de la maceta. Luego, al sacarlo verás si está prácticamente limpio (en cuyo caso tendrías que regar), o si por el contrario está lleno de tierra.

Abonado

Es muy aconsejable abonar al Ficus lyrata durante los meses que dure el buen tiempo. Hay que pensar que, cuanto más pueda crecer, más fuerte llegará al invierno y, por lo tanto, más posibilidades tendrá de superarlo sin ningún problema. De hecho, si se mete en interior en otoño, un poco antes de que llegue el frío, es posible que continúe creciendo dentro de casa durante unas semanas más.

Por ello, se debe abonar con un abono de rápida eficacia, como el guano (en venta aquí) por ejemplo. Otros que también son interesantes son por el fertilizante universal, o el de plantas verdes (en venta aquí). Ahora bien, se han de aplicar tal y como indica el envase.

Trasplante

Por lo general, las plantas que compramos en el vivero suelen necesitar un cambio de maceta urgente, pues se pasan meses -algunas incluso años- creciendo en ese mismo recipiente, y cuando finalmente las adquirimos sus raíces ya se han quedado sin espacio. Por lo tanto, lo primero que tenemos que hacer es ver si se les salen estas por los agujeros de drenaje. En el caso de que no salgan, igualmente aconsejo hacer lo siguiente para asegurarnos:

  1. Con una mano, cogeremos el Ficus lyrata por la base del tronco.
  2. Con la otra, cogeremos la maceta.
  3. Luego, tiramos de la maceta hacia fuera, sujetando la planta la cual no tiene que llegar a salir del todo del recipiente. Simplemente, tenemos que ver si el cepellón de raíces sale entero o si por el contrario empieza a desmoronarse. En el primer caso la cambiaremos de maceta; en el segundo habrá que esperar un poco.

Como sustrato le pondremos cualquiera de estos: fibra de coco; sustrato universal (en venta aquí) mezclado con un 30% de perlita; mantillo mezclado con un 40% de perlita o sustrato para plantas verdes.

¿Por qué se le caen las hojas al Ficus lyrata?

Las hojas del Ficus lyrata tienen forma de violín

Imagen – Wikimedia/David J. Stang

Si a tu ficus se le empiezan a caer las hojas, puede deberse a cualquiera de estos motivos:

  • Luz insuficiente: cuando se coloca en una zona donde hay poca luz, las hojas pierden color y terminan cayendo. Es importante que se cambie de sitio.
  • Corrientes de aire: si está en una habitación en la que hay el aparato del aire acondicionado, ventiladores o similares, las hojas también sufrirán mucho porque la humedad del aire baja considerablemente. Por eso, en estas situaciones se le ha de buscar otra zona.
  • Humedad ambiental baja: esto puede tener relación (o no) con lo anterior. Si está en un lugar donde la humedad del aire es inferior al 50%, las hojas del Ficus lyrata se van a secar. Para evitarlo, has de pulverizarlas todos los días con agua.
  • Falta de agua: si las hojas empiezan poniéndose amarillas y luego marrones, con el tiempo caerán. Pero para saber si está pasando sed, has de comprobar la humedad de la tierra: si está seca, entonces has de regar a consciencia. Sumerge la maceta en agua y tenla ahí durante unos minutos.
  • Exceso de agua: cuando se está ahogando, las hojas también se vuelven amarillas y caen, empezando por las más viejas. En este caso, has de espaciar más los riegos, y asegurarte de que la maceta tiene agujeros de drenaje. Si no los tiene, entonces has de plantarlo en una que sí los tenga. Asimismo, es aconsejable tratarla con un fungicida, pues los hongos podrían perjudicarle.

Espero que con estos consejos puedas disfrutar de tu higuera con hojas de violín.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*