Ceibo (Erythrina crista-galli)

El ceibo es un árbol ornamental

Si quieres diseñar un jardín tropical pero en tu zona se registran heladas, es importante que busques especies que sean capaces de resistirlas, ya que de lo contrario gastarías dinero y tiempo en vano. Por eso, en esta ocasión te recomiendo el árbol Erythrina crista-galli, mucho más conocido por los nombres de ceibo o cresta de gallo.

Soporta muy bien el frío, y las heladas débiles de hasta los -4ºC no le hacen daño; de hecho, es un buen candidato para cultivar en gran parte de la región mediterránea, así como en cualquier zona con clima subtropical.

Origen y características del ceibo

El ceibo es un árbol caducifolio

Imagen – Wikimedia/Pablo-flores

La cresta de gallo es un árbol caducifolio originario de Sudamérica, donde crece en Brasil, Argentina, Paraguay, Uruguay y Bolivia, cuyo nombre científico es Erythrina crista-galli. Usualmente crece hasta los 8 metros de altura, pero si el clima es suave todo el año y no le falta de nada, puede llegar a los 20 metros. El tronco es tortuoso, y sus raíces fijan el nitrógeno al suelo gracias a la simbiosis que establecen con bacterias nitrificantes. Las hojas están compuestas por 3 láminas o folíolos con forma oblongo-lanceolada que tienen una textura coriácea. Estas se vuelven marrones durante el otoño antes de caer.

Florece en primavera, y lo hace produciendo flores de color rojo coral agrupadas en un racimo. Una vez son polinizadas, el fruto madura hasta convertirse en una legumbre corta de unos 10 centímetros de largo, la cual contiene varias semillas de color marrón oscuro/negro.

¿Para qué sirve?

Es un árbol que nos puede beneficiar en varias formas distintas:

  • Es ornamental: sus flores son su mayor atractivo, pero realmente aunque esté sin ellas es una planta muy decorativa, que puede tenerse como ejemplar aislado, o en alineaciones. Además, proporciona sombra.
  • Fija el nitrógeno (N) al suelo: el nitrógeno es uno de los nutrientes más importantes para las plantas, ya que les sirve para crecer. Si se planta un ceibo en el suelo, es de esperar que esa tierra acabe teniendo más N del que tenía antes.
  • Es melífero: dicho de otra forma, gracias a sus flores, podrás obtener miel.
  • Atrae a las aves: con él podrás tener un jardín más vivo.

¿Cómo se cuida la cresta de gallo?

El ceibo es un árbol que nos puede ayudar a tener ese jardín tropical que tanto queremos sin necesidad de proporcionarle demasiados cuidados. Pero para que no surjan problemas en el futuro recomendamos tener en cuenta lo que vamos a contarte a continuación:

Clima

Hemos dicho que es capaz de soportar el frío e incluso algunas heladas, y es así, pero lo cierto es que no podemos olvidarnos tampoco de la amplitud térmica; es decir, de la diferencia entre la temperatura máxima y mínima.

Y es que no se va a recuperar igual de rápido del invierno en un lugar donde en esa estación la temperatura mínima se mantiene en los 0º con alguna helada puntual, y la máxima de 5ºC; que en otro en donde la mínima es de 0º pero la máxima de 18ºC o superior. Cuanto más suaves sean las temperaturas, mejor le irá.

Si a eso le sumamos el viento, tenemos que saber que cuanto más fuerte sople y/o si lo hace con frecuencia más tarde reanudará su crecimiento.

Ubicación

Las flores del ceibo son rojas

Imagen – Flickr/Eduardo Amorim

La Erythrina crista-galli o ceibo tiene que estar en el exterior siempre que el clima lo permita. Es más, solo tendremos que protegerlo de algún modo -en un invernadero o dentro de casa- si las heladas son moderadas o intensas.

En el caso de que el viento sople mucho pero las temperaturas sean suaves, lo mejor será pensar en plantar un seto cortaviento o plantas que le sirvan como tal, o si aún está en maceta, en ponerlo en una zona donde esté un poco más protegido.

Tierra o sustrato

La cresta de gallo es un árbol que puede crecer en casi cualquier tipo de tierra, pero aconsejamos que se plante en una rica, y que drene bien el agua. Además, si se va a cultivar en maceta -algo que solo se podrá hacer durante unos años, hasta que mida 2 metros de altura como máximo- hay que usar sustrato universal de calidad como este.

Riego

Lo más aconsejable es dejar que la tierra tenga tiempo para secarse un poco antes de volver a regarla, ya que las raíces del ceibo no resisten el encharcamiento. Por eso, se regará un promedio de 3-4 veces por semana durante el verano; el resto del año se hará con una frecuencia menor, ya que las temperaturas son más frescas y la tierra permanece húmeda más tiempo.

Abonado

Es conveniente abonarlo, sobre todo si es joven, varias veces a lo largo del año con guano de murciélago, estiércol, o compost por ejemplo. Así se conseguirá que crezca con salud y fuerza.

Multiplicación

El ceibo tiene frutos alargados

Imagen – Wikimedia/Forest & Kim Starr

El ceibo se multiplica por semillas en primavera, las cuales se pueden sembrar en bandejas de semillero o en macetas con tierra específica, como esta. Otra forma es por esquejes, también durante esa estación.

Rusticidad

El árbol resiste hasta los -4ºC sin sufrir daños.

¿Te animas a cultivar un ceibo en tu jardín?


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*