Cedro de China (Toona sinensis)

La Toona sinensis es un árbol caducifolio

Imagen – Wikimedia/Mk2010

La Toona sinensis es un árbol que, cuando se ve por primera vez, es fácil confundirlo con el ailanto. Por suerte, ni crece tan rápido como él ni tampoco es invasor. De hecho, si se cultiva en climas cálidos (o con inviernos no demasiado fríos) su ritmo de crecimiento es bastante lento.

Pero así y todo pienso que es una especie de la que se debería de hablar más, ya que es una fantástica planta para tener en jardines templados. Además, no le tiene ningún miedo a las heladas.

¿Cómo es la Toona sinensis?

El cedro chino es un árbol grande

Imagen – Wikimedia/Willow

La Toona sinensis, antes conocida por el nombre científico Cedrela sinensis, y llamada popularmente caoba china o cedro de China, es un árbol caducifolio que, aparte de encontrarse en dicho país, también crece en Nepal, Myanmar, Malasia, Tailandia, Corea del Norte e Indonesia. Alcanza los 25 metros de altura con un tronco de unos 70 centímetros de diámetro. Su corteza varía a lo largo de los años: primero es marrón y lisa, y más tarde se vuelve escamosa.

Sus hojas son pinnadas, y miden aproximadamente 70 centímetros de largo por 40 centímetros de ancho una vez que el ejemplar es adulto. Estas son verdes excepto en otoño que son amarillas, pero en la Toona sinensis ‘Flamingo’ las tienes rosas en primavera, verde-blanquecinas en verano, y amarillo-anaranjadas en otoño.

Las flores son rosas o blancas. Se agrupan en panículas terminales, y miden más o menos 40 centímetros de largo. Florece en verano si las condiciones medioambientales lo permiten. Y el fruto es una cápsula de unos 3 centímetros de largo que contiene semillas pequeñas con alas.

¿Para qué sirve?

Fuera de su lugares de origen, se utiliza únicamente como planta ornamental. Ya sea como ejemplar aislado, en alineaciones o incluso en pequeños grupos, se ve muy bonito en un jardín. Soporta muy bien las heladas, por lo que su cultivo es interesante en aquellos lugares donde los inviernos son fríos.

Pero dentro de su región nativa, sus hojas se usan como verdura y la madera para hacer instrumentos musicales, como guitarras eléctricas.

¿Cómo diferenciar al cedro chino del ailanto?

Como decíamos al principio, es muy fácil confundir el ailanto con el cedro chino. Pero hay que saber diferenciarlos ya que tienen ciertas características que son muy diferentes:

Las hojas de la Toona sinensis son verdes

Imagen – Wikimedia/I, Doronenko // Hoja de Toona sinensis.

  • Ailanto:
    • Altura: entre 15 y 30 metros.
    • Corteza: gris y agrietada. Los ejemplares adultos la tienen de un color más marrón-castaño.
    • Hojas: verdes y pinnadas, compuestas por ocho pares de folíolos. En otoño pueden volverse rojas. Emiten un olor desagradable.
    • Flores: amarillas.
    • Fruto: es una sámara.
    • Esperanza de vida: corta, de unos 50 años.
  • Cedro chino:
    • Altura: 25 metros.
    • Corteza: marrón y lisa.
    • Hojas: verdes y pinnadas; no siempre tienen un folíolo terminal. En otoño se vuelven amarillas.
    • Flores: rosas o blancas.
    • Fruto: es una cápsula con semillas aladas.
    • Esperanza de vida: entre 60 y 80 años.

¿Qué necesita la Toona sinensis para vivir?

Ahora que conocemos en profundidad al árbol, es momento de saber cuáles son sus necesidades para ver si podemos o no cultivarlo en nuestro jardín con éxito:

Clima

El clima tiene que ser templado, con veranos suaves e inviernos fríos con nevadas. Además, necesita que la humedad ambiental sea alta para que sus hojas no se deshidraten.

Si se cultiva en regiones cálidas, aunque en invierno haya heladas, se va a pasar mucho tiempo tratando de adaptarse, y luego va a crecer pero a un ritmo muy, muy lento.

Ubicación

Es un árbol con raíces largas. Yo misma tengo un ejemplar que al momento de escribir este artículo mide tan solo 10 centímetros de altura, y lo tuve que plantar en una maceta grande de 40 centímetros de diámetro por más o menos lo mismo de profundidad porque ya no podía crecer en la que estaba.

Por este motivo, se ha de plantar lo más lejos posible de áreas en las que haya tuberías, y de suelos con pavimento flojo. Para que no haya problemas, recomiendo plantarlo como mínimo a 10 metros de estos.

¿Sol o sombra?

La Toona sinensis Flamingo tiene las hojas rosas

Imagen – Flickr/Sarah Macmillan // Toona sinensis ‘Flamingo’

Dependerá mucho del clima. Si está en el mediterráneo por ejemplo, estará mejor en sombra porque en verano el sol lo puede quemar; pero si el clima es templado, puede estar en un lugar soleado sin problemas, siempre y cuando ya esté acostumbrado, de lo contrario habrá que aclimatarlo poco a poco exponiéndolo cada día durante un rato (1-2 horas) al astro rey.

Tierra

La tierra en la que se plante ha de ser ligera, con un pH neutro o ligeramente ácido. No tolera los encharcamientos, por lo que si el suelo tiene mal drenaje, habrá que mejorarlo antes ya sea mezclando la tierra con, por ejemplo, perlita, o bien haciendo un agujero de 1 x 1 metro para después añadir una capa de unos 30 x 30 centímetros de greda volcánica o arlita, y luego terminar de rellenarlo con sustrato de cultivo para plantas.

No es posible tenerlo en maceta durante toda su vida, pero si vas a sembrar semillas y/o quieres mantenerlo en una un breve periodo de tiempo, puedes usar sustrato universal como este. Eso sí, si el clima es cálido, te aconsejo más la fibra de coco para que las raíces puedan hidratarse bien durante el verano.

Abonado

Puedes abonar a tu caoba chino durante la primavera y el verano, ya sea con abonos orgánicos como el compost o el guano, o con fertilizantes para plantas verdes.

Multiplicación

Los frutos de la Toona sinensis son cápsulas

Imagen – Wikimedia/Roger Culos

La Toona sinensis se multiplica por semillas. Se han de sembrar en invierno para que germinen unos meses más tarde, en primavera. Puede hacerse en bandejas de semillero poniendo un máximo de dos semillas en cada alvéolo, y dejándolas en el exterior, en semisombra.

Luego solo hay que tratarlas una vez por semana o cada 15 días con fungicida que lleve cobre (como este) para que los hongos no las pudran, y regar cuando la tierra se vaya secando.

Plagas

A falta de más información, lo que puedo afirmar es que los caracoles se comen las hojas con mucho gusto. Durante la temporada de lluvias, o poco después, ellos salen y destrozan el follaje. Si el ejemplar es adulto no pasa nada, pero si es joven la cosa cambia, ya que puede quedarse sin hojas.

Por eso, no está de más aplicar un producto anti-caracoles y babosas en cuanto veamos que hay previsión de lluvias.

Enfermedades

Cuando se riega en exceso, recibe más agua de la que necesita y/o el suelo no tiene buen drenaje, las raíces se pueden pudrir como consecuencia del agua, pero también de los hongos oportunistas que aprovechan su debilidad para atacarlas. Cuando eso ocurre, el sistema radicular puede volverse necrótico, con moho gris o blanquecino, y se ha de tratar con fungicidas sistémicos.

Rusticidad

La Toona sinensis resiste las heladas de hasta los -20ºC. Pero ten presente que si lo vas a cultivar en climas con veranos muy cálidos (con temperaturas de 30ºC o más), su ritmo de crecimiento será muy lento.

¿Qué te ha parecido este árbol?


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*