Lapacho rosado (Tabebuia rosea)

El lapacho rosado es un árbol caducifolio

Imagen – Wikimedia/Alejandro Bayer Tamayo

El lapacho rosado, o guayacán rosado como a veces también se le conoce, es uno de esos árboles caducifolios tropicales que vale la pena cultivar en los jardines donde el clima es cálido. A pesar de su tamaño, sus raíces son totalmente inofensivas para las tuberías y suelos con pavimentos duros, así que es posible plantarlo en terrenos no muy grandes.

De hecho, y con podas frecuentes, sería posible incluso tenerlo en una maceta durante toda su vida. Incluso en sus lugares de origen hay quien se anima a tenerlo como bonsái.

Origen y características de la Tabebuia rosea

La Tabebuia rosea es un árbol caducifolio

Imagen – Flickr/Mauricio Mercadante

Se trata de un árbol caducifolio nativo desde México hasta Sudamérica, cuyo nombre científico es Tabebuia rosea. Recibe muchos nosotros: guayacán rosado, lapacho rosado, mocoque, apamate, maculís, macuelizo, maqulishuat. En España es una especie poco cultivada, pero se suele llamar guayacán o lapacho rosado también.

Crece hasta alcanzar una altura de 6 a 15 metros (en su hábitat natural llega a los 25 metros), con un tronco de unos 30-35 centímetros de grosor cuya corteza es grisácea. Las hojas son palmadas, compuestas por 3 a 5 folíolos de forma elíptica u oblonga, y llegan a medir 34 centímetros de largo.

Sus flores son acampanadas, de color rosa o lavanda. Y el fruto es una cápsula lineal de unos 30 centímetros de largo que contiene unas 10 semillas aladas.

¿Qué usos se le da?

A la Tabebuia rosea se le dan varios usos, los cuales son:

  • Ornamental: sirve para decorar jardines, patios, terrazas. Su copa proporciona sombra, y cuando florece es todo un espectáculo, ya que sus hojas quedan prácticamente ocultas tras las flores. Además, también se puede trabajar como bonsai.
  • Medicinal: en sus lugares de origen se hace una infusión con las hojas para bajar la fiebre; y se cuece la corteza para aliviar los síntomas de la diabetes o la malaria.
  • Madera: se utiliza en ebanistería, artesanía y también para hacer cajas y similares.

¿Qué cuidados requiere el lapacho rosado?

La Tabebuia rosea no es un árbol que sea exigente; de hecho, la única exigencia que tiene es que para sobrevivir el clima debe ser cálido. Cuando en un lugar se registran heladas, o incluso cuando en invierno la temperatura se mantiene por debajo de los 10 grados centígrados durante mucho tiempo, la planta sufre daños importantes hasta el punto de que podría no sobrevivir, especialmente si es joven. Por eso, es importante saber cuáles son sus necesidades, ya que así podremos darle los cuidados que realmente necesita.

Clima

La Tabebuia rosea es un árbol mediano

Imagen – Flickr/Phil

Es un árbol tropical, que pierde las hojas en la estación seca (en las regiones templadas lo hace en otoño-invierno, con la llegada del frío). Por consiguiente, se puede cultivar en el exterior durante todo el año con éxito en climas cálidos, sin heladas, donde haya unos meses en los que llueve menos.

Cuando el clima es más fresco o frío, es más difícil mantenerlo sano.

Ubicación

Lo ideal es que se cultive en el exterior, a pleno sol. Pero si en tu zona las temperaturas bajan de los 10ºC es preferible que durante ese tiempo esté en un invernadero o bien dentro de casa, en una habitación en la que entre mucha luz y no haya corrientes de aire, de lo contrario lo pasará mal.

Tierra

  • Jardín: crece bien en casi cualquier tipo de suelo, incluso en los pobres, pero no sería bueno plantarlo en aquellas tierras pesadas y/o muy compactas puesto que el aire apenas podría circular bien entre los granitos de la tierra y las raíces no podrían respirar con normalidad.
  • Maceta: si se va a cultivar en maceta recomendamos plantarlo en un sustrato de cultivo universal que sea realmente bueno, como el de Flower o Fertiberia por ejemplo. Aconsejo evitar otros que, si bien son más comunes y a veces más baratos, no son de buena calidad.

Riego

El lapacho rosado es una planta que se ha de regar de vez en cuando. Es importante que la tierra esté siempre un poco húmeda, puesto que no resiste la sequía. Así pues, en primavera y verano regaremos unas 2, 3 o 4 veces por semana, dependiendo del clima y del tiempo que tarde la tierra en secarse; y en otoño e invierno lo haremos 1 o 2 veces a la semana.

Abonado

Se debe abonar durante la primavera y el verano para conseguir que crezca y se fortalezca lo máximo posible de cara al invierno. Por lo tanto, recomendamos la aplicación de abonos orgánicos como el estiércol o el guano. Ahora bien, si está en maceta se usarán abonos líquidos o barritas fertilizantes.

Multiplicación

Los frutos del lapacho rosado son largos

Imagen – Wikimedia/Mauricio Mercadante

La Tabebuia rosea se multiplica por semillas en primavera-verano. El modo de proceder es sencillo: solo has de introducirlas en un vaso con agua para ver cuáles se hunden, y desechar el resto. Luego, sembrarlas en una bandeja de semillero con tierra para semilleros (como esta) u otra como la fibra de coco previamente regada; y por último poner una o dos en cada hueco, un poco enterradas.

Se coloca el semillero en el exterior, a pleno sol, y listo. Ve regándolo cuando veas que la tierra se vaya secando, y en unas semanas germinarán.

Rusticidad

Resiste hasta los 10ºC, si bien es mejor que no baje de los 15ºC.

¿Qué te parece la Tabebuia rosea? ¿Habías oído hablar de ella?


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

bool(true)