Syringa vulgaris

La Syringa vulgaris es un árbol pequeño

¿Buscando árboles pequeños para tu jardín? Pues hay uno muy, muy recomendable que aguanta casi todo: las heladas moderadas, la sequía una vez que se ha establecido, y la calor propia del mediterráneo, sí, esa que hace que los termómetros marquen incluso 40ºC. Su nombre científico es Syringa vulgaris, aunque es posible que te suenen más los nombres de lilo, lila o lila común.

Pero independientemente de cómo prefieras llamarlo, esta es una planta que, realmente, más que árbol se podría considerar arbolito o arbusto grande, ya que no ocupa tanto espacio como un árbol propiamente dicho. Es más, su tamaño adulto es el ideal para que se pueda cultivar en jardines pequeños o grandes, y hasta en macetas.

Origen y características de la Syringa vulgaris

La Syringa vulgaris es un árbol pequeño

Imagen – Wikimedia/Radomil

La Syringa vulgaris es una planta que crece de manera silvestre en el sudeste de Europa, en concreto en los Balcanes. Alcanza una altura de 7 metros como mucho, y puede tener un solo tronco, o bien varios que salen de la base o de las raíces, con un grosor de unos 20 centímetros. Estos tienen la corteza grisácea, y a medida que envejecen se van agrietando.

Sus hojas miden unos 10 centímetros de largo por unos 7 centímetros de ancho, son de color verde a verde glauco, y tienen forma oval a cordada. Cuando el clima es templado pero tirando a frío, como por ejemplo el que hay en el norte de España, o ya ni digamos en Inglaterra, sus hojas pueden volverse anaranjadas o rojizas antes de caer; pero si es templado-cálido, como en las Islas Baleares, lo normal es que del verde pasen al marrón, y después se caigan.

En cuanto a las flores, sin duda son uno de sus principales atractivos. Estas se agrupan en inflorescencias conocidas como panículas de 18 centímetros de largo. Cada una de ellas tiene la base tubular, miden 1 centímetro de diámetro y son de color rosa, lila, o blanco (la variedad ‘Alba’). Los frutos son cápsulas secas que miden dos centímetros, y que se dividen en dos partes cuando las semillas, las cuales poseen alas para que el viento se las lleve lejos de sus progenitores, están maduras.

Cuidados de la Syringa vulgaris

El lilo, o la lila, es un planta preciosa. Yo misma tengo dos en el jardín: de flor blanca y de flor lila, y sin duda recomiendo tener. Pero sí que he notado que durante su juventud crecen lento. Las mías durante el primer año que estuvieron en el suelo apenas crecieron; el segundo sí que noté que estaban cogiendo ritmo, pero así y todo hasta el tercero no aumentaron mucho su altura con respecto al año anterior.

Así y todo, por suerte es una planta que es fácil encontrar a la venta, y con precios que están bien -sobre todo si hablamos de ejemplares pequeños-. Por este motivo, es interesante saber cómo se cuida:

Ubicación

Las flores de la lila común son lilas o blancas

La planta tiene que ponerse en el exterior, a ser posible en un lugar soleado. Pero, ¿no sabes dónde exactamente? Pues bien, aquí tienes unas cuantas ideas:

  • En una maceta en la terraza o patio.
  • Como ejemplar alto que dé la bienvenida al jardín.
  • Como ejemplar que rompa un poco con la monotonía de un seto. Por ejemplo, puedes poner cada cinco cipreses, una lila.

Tierra

La Syringa vulgaris no es muy exigente. Así y todo es importante saber que si se quiere plantar en el jardín va a crecer mejor si la tierra es rica en materia orgánica, y si es más bien ligera. No tiene problemas en suelos arcillosos-alcalinos, pero en estos sí que aconsejo hacer un agujero de 1 x 1 metro, y rellenarlo con una mezcla de tierra del jardín con perlita, ya sea a partes iguales o en una proporción de 7:3 (7 partes de tierra por 3 de perlita).

Por otro lado, si se prefiere cultivar en maceta, no hará falta buscarle un sustrato especial. Las mezclas que se venden, como el sustrato universal por ejemplo (en venta aquí), son suficientes para que el árbol esté bien.

Riego

¿Cada cuánto regar a la lila? Bueno, en principio tanto si está en maceta como si hace un año o menos que está en el suelo, hay que regar unas dos veces a la semana durante la temporada cálida, es decir, en primavera y especialmente en verano; y en otoño e invierno procederemos a hacerlo con una frecuencia menor.

La planta que esté en el suelo y ya lleve al menos un año en él, y si en la zona no hay sequías, se podrá regar una vez por semana.

Abonado

Se puede abonar con guano si se quiere (en venta aquí), que es un abono natural y muy rico en nutrientes. También se puede con estiércol de gallina o de vaca, siempre que ya está seco; o con compost. La época más idónea es en primavera y en verano, puesto que es cuando está creciendo.

Multiplicación

El lilo o Syringa vulgaris es un árbol caducifolio

El lilo se multiplica por esquejes y semillas en primavera:

  • Esquejes: se corta un trozo de rama verde de unos 20 centímetros de largo, y se impregna la base con hormonas de enraizamiento. Después, se plantan en una maceta con vermiculita previamente regada. También es muy recomendable echar un poco de azufre para que los hongos no eche a perder la rama. Si va bien, enraizará en unas 3 a 5 semanas.
  • Semillas: estas se siembran en macetas, con tierra para semilleros. Luego, se cubren con una fina capa de sustrato, y se coloca el semillero en el exterior, en semisombra. Germinarán en unos 30 días.

Plagas

Es un árbol que puede tener:

  • Ácaros: básicamente afectan a las yemas, pero también se pueden ver en las hojas.
  • Barrenillos: excavan galerías en ramas y troncos.
  • Cochinillas: se alimentan de la savia de las hojas.
  • Polilla minadora: son orugas de unos 8 milímetros que se alimentan de las yemas y excavan galerías en las hojas.

El tratamiento consiste en mantener a la planta sana, bien regada y abonada. Pero cuando hay síntomas es aconsejable utilizar insecticidas específicos para cada plaga.

Enfermedades

Las más comunes son:

  • Oídio: es una enfermedad fúngica que hace que en las hojas aparezcan manchas blanquecinas o grisáceas con una especie de »polvo». Se trata con un fungicida anti-oídio (en venta aquí).
  • Fitóftora de la lila: es un hongo que causa la necrosis de yemas, hojas e inflorescencias. El tratamiento es con fungicida que sea capaz de eliminar el fitóftora (como este)
  • Virosis: las hojas terminan con manchas de color amarillo; además se deforman o abarquillan. No tiene cura. Lo único que se puede hacer es eliminar la planta.

Trasplante

En primavera hay que plantar a la Syringa vulgaris en una maceta más grande, o en el jardín.

Rusticidad

La lila soporta el frío de hasta los -18ºC.

La Syringa vulgaris es un árbol de flores preciosas

¿Qué te ha parecido este árbol?


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

2 comentarios, deja el tuyo

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  1.   Roger dijo

    Hola
    Primero que nada gracias por el articulo.
    Quisiera preguntarte yo soy de México y me ha crecido una planta en una maceta que tengo a semisombra y no he logrado identificarla por lo que recurrí a una de esas aplicaciones de moda para identificar y me ha dicho que tengo una syringa por el parecido de las singulares hojas, mi duda es ¿puede crecer en México? ¿Soporta el clima tropical? La verdad nunca la he visto por aquí.
    Saludos desde Mérida.

    1.    Mónica Sánchez dijo

      Hola Roger.

      Por experiencia sí te puedo decir que el calor de 30, o incluso 40 grados Celsius no le hace daño, pero sí que necesita agua.

      Si quieres, sube una foto a nuestro grupo y te ayudaremos a identificar a tu árbol 🙂

      Saludos.