Rhus typhina

Hay algunos árboles que parecen más arbustos que plantas arbóreas, pero precisamente por eso el Rhus typhina es una especie muy interesante. Crece rápido, tolera la poda, y ¿qué me dices de sus hojas?

Durante buena parte del año se ven verdes, pero en cuanto se acerca el frío se vuelven aún más preciosas si cabe. Así que tanto si tienes un jardín como si solo dispones de un patio o terraza, te puedo asegurar que vas a disfrutar viendo cómo crece esta maravilla de planta.

¿Cuál es su origen y sus características?

Rhus typhina
Imagen procedente de Wikimedia/Omar Hoftun

Para poder verlo crecer en su estado natural tenemos que irnos al este de Norteamérica, aunque también lo veremos en el sureste de Canadá. Y claro, como los humanos necesitamos ponerle nombre a todo para poder comunicarnos mejor, el gran maestro Carlos Linneo decidió llamarlo Tetradium danielli allá por el año 1756, si bien hoy los botánicos lo conocen como Rhus typhina; mientras que popularmente recibe los nombres de rus, rustifina o zumaque de Virginia.

Si hablamos de sus características, tenemos que decir que alcanza una altura comprendida entre los 3 y los 10 metros, con una copa más o menos ovalada compuesta por ramas pubescentes (cubiertas por pelillos muy cortos). Las hojas se componen de 9-31 folíolos o pinnas de hasta 55cm de largo, de color verde excepto en otoño que se vuelven anaranjados-rojizos antes de caer.

Es dioico, lo que quiere decir que hay ejemplares masculinos y ejemplares femeninos. Las flores de los primeros crecen formando espigas grandes de color rosado, y las de las segundas son iguales pero más pequeñas y no destacan tanto. Los frutos adquieren forma ovoidal, son rojos-brillantes y miden unos 20cm.

¿Qué cuidados necesita para vivir?

¿Qué es lo que hay que saber para poder disfrutar de la belleza de este árbol (o arbolito)? Pues básicamente que tiene que estar -y esto es muy importante- en el exterior, ya sea a pleno sol o en semisombra. Sus raíces no son invasivas, aunque es necesario saber que en su hábitat, y si las condiciones le son muy favorables, puede crecer en grupos, de ahí que si se quiere así habrá que plantarlo como mínimo a unos 4-5 metros de paredes, muros, etcétera.

El riego tiene que ser moderado puesto que no resiste la sequía. Por lo general, recomiendo regarlo unas 3 veces por semana durante el verano, y unas 2 veces a la semana el resto del año. Aprovecha la temporada cálida para abonarlo con guano o compost de vez en cuando, y verás qué bonito se pone.

Se multiplica por semillas y esquejes en primavera, germinando o enraizando a las dos o tres semanas. Y por si fuera poco, resiste heladas de hasta los -7ºC y, además, admite la cal.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.