Peral de flor (Pyrus calleryana)

El peral de flor es un árbol caducifolio

Imagen – Wikimedia/Alpsdake

Muchos árboles tienen una floración espectacular, pero si eres de los que disfruta viendo flores blancas, sin duda alguna no podemos más que recomendarte el Pyrus calleryana. Este nombre puede que no te suene mucho, pero si te digo que es el peral de flor, quizás sepas cuál te digo; y si no es el caso, no te preocupes.

Se trata de una especie muy interesante para plantar en amplios jardines, ya que su copa tiene una base bastante ancha, pero que también se podría llegar a tener en otros donde el espacio es más limitado, siempre que se fuese podando.

¿Qué es el peral de flor?

El peral de flor es un árbol caducifolio

Imagen – Wikimedia/Bruce Marlin

El peral de flor es un árbol procedente de China cuyo nombre científico es Pyrus calleryana. También se le llama peral de Callery. Es una planta que puede medir hasta 20 metros de altura, y que desarrolla una copa algo redondeada, con una base ancha de hasta 4 a 5 metros. Las hojas tienen forma ovalada, con el haz de color verde oscuro y el envés verde más claro, excepto en otoño que se vuelven rojas o anaranjadas. Estas son caducifolias, cayendo en invierno.

Las flores son blancas, de más o menos 3 centímetros de diámetro, y brotan en primavera. Son muy aromáticas, teniendo un olor dulzón, por lo que atraen a numerosos insectos polinizadores, entre ellos a las abejas. Si hablamos del fruto, este tiene forma de pera, pero mide tan solo 1 centímetro de diámetro, y al ser duro no es apto para consumo.

¿Para qué se usa el Pyrus calleryana?

Es un árbol que tiene uso ornamental. A diferencia del peral común (Pyrus communis), los frutos no son comestibles para los humanos, pero hay otros animales que sí se los comen cuando tras una helada se reblandecen. Aún así, al producir tantas flores y a la sombra que proporciona su copa, es una planta muy interesante para cultivar en los jardines.

Y es que ya sea como ejemplar aislado o en alineaciones, se va a ver muy bonito. Incluso si tienes un jardín muy pequeño, te podrías plantear conseguir uno e ir dándole pequeñas podas para mantenerlo con poca altura.

¿Cómo se cuida?

El Pyrus calleryana es un árbol de crecimiento rápido, que no requiere de cuidados complejos. Ahora bien, siempre es interesante -e importante- conocer si la planta que nos gusta puede vivir bien (y no solo sobrevivir) en nuestro jardín, pues de lo contrario se podría dar el caso de que la perdiéramos antes de que nos diésemos cuenta.

Así que vamos a ver cómo cuidarlo:

¿Dónde ponerlo?

Los frutos del peral de flor son pequeños

Imagen – Wikimedia/Alpsdake

Ha de estar fuera de casa. No tendría ningún sentido dejarlo en interior, ya que es un árbol que no solo llega a los 20 metros de altura, sino que además necesita sentir cómo van cambiando las estaciones. Solo así podrá saber cuándo dejar de alimentar sus hojas, y cuando volver a producirlas.

Pero además, es importante que se plante en el suelo en cuanto sea posible. Aunque puede estar en maceta -grande- si se poda con regularidad, la realidad es que cuanto más grande se haga, más ramificará y, por lo tanto, más flores podrá producir.

¿Qué tierra necesita?

Crece en tierra fértil, es decir, rica en materia orgánica y con buen drenaje. En los suelos muy pesados, como los arcillosos, su sistema radicular no puede desarrollarse de la manera correcta, pudiendo incluso llegar a asfixiarse.

Por consiguiente, si la tierra que tenemos es así, muy pesada y compacta, lo mejor será hacer un agujero lo más grande posible, de al menos 1 x 1 metro, y llenarlo con sustrato de cultivo para plantas.

¿Cada cuánto se ha de regar?

No puede estar mucho tiempo sin recibir agua. De hecho, si no llueve tendremos que regar al Pyrus calleryana varias veces por semana en verano, mientras que durante el resto del año espaciaremos los riegos para darle tiempo a la tierra a secarse un poco, pues tampoco sería bueno que permaneciera encharcada.

A la hora de regar, empaparemos la tierra; de este modo, se podrá rehidratar sin problemas.

¿Cuándo hay que abonar al Pyrus calleryana?

El pyrus calleryana es un árbol

Imagen – Wikimedia/Alpsdake

Es recomendable abonar al peral de flor durante la primavera, que es cuando florece, pero también en verano. De este modo, se consigue que crezca bien, fuerte, y sobre todo, sano.

Así que si tenemos mantillo (en venta aquí), estiércol de animales herbívoros, o guano (en venta aquí) por ejemplo, podremos echarle alrededor del tronco y luego mezclarlo con la tierra. Después, solo quedará darle un buen riego.

¿Cuándo se poda?

Puedes podar a tu árbol cuando las yemas empiecen a hincharse, en primavera. Córtale las ramas que estén secas o rotas, y aprovecha para recortar las que sean demasiado largas.

¿Cuál es su resistencia al frío?

Es un árbol que soporta sin dificultad las heladas intensas, con temperaturas de hasta los -20ºC.

¿Tienes un peral de flor en tu jardín?


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*