Plumeria

La plumeria es una planta tropical

En el género de la Plumeria se incluyen especies tanto de árboles como de arbustos, siendo todas ellas originarias de las regiones tropicales de América. Tienen hojas muy largas, y flores delicadas, muy aromáticas. De hecho, son tan bonitas que ese es el motivo principal por el que se cultivan, ya que además son de colores muy suaves y alegres.

Si bien son muy sensibles al frío, si las condiciones de luz y temperatura son las adecuadas, pueden estar dentro de casa durante todo el año sin ningún problema. Pero para que no sea muy difícil, lo primero que hay que saber son sus características y sus necesidades. De este modo, podremos decidir si adquirir una o no.

¿Cómo es la plumeria?

La plumeria es un arbusto o árbol mediano

La plumeria, también llamada frangipani, es el nombre que reciben una decena de especies que encontramos América tropical, aunque su cultivo se ha extendido por todas las regiones tropicales y subtropicales del mundo; incluso se tiene como planta de interior en las zonas donde el clima es templado y, por lo tanto, donde los inviernos son muy fríos para ella, como es el caso de muchas provincias de España, como las de la región mediterránea.

Crecen más bien lento, pero se multiplican bien por esquejes; como consecuencia de ello, es relativamente fácil conseguir un ejemplar de buen tamaño a partir de una rama. Su follaje puede ser caduco o perenne, dependiendo de la especie pero también, y sobretodo, por el clima: si es cálido, sin heladas, y recibe agua cada vez que lo necesita, lo más normal es que se comporte como perennifolio; en cambio, si las temperaturas van bajando progresivamente de los 15ºC, entonces las hojas empezarán a perder su color y llegará un momento en que caerán.

Dichas hojas, por cierto, son bastante grandes: pueden medir unos 30 centímetros de largo por 10 centímetros de ancho, y son de color verde brillante o verde mate. Además, tienen un pecíolo largo que las une a la rama. Si se arranca cuando el pecíolo aún está verde, veremos que de la herida sale una savia lechosa: un látex que, si entra en contacto con alguna herida, causará irritación y picor.

Sus flores surgen en inflorescencias terminales, erectas, al final de algunas ramas, durante el verano. Estas miden unos 5-7 centímetros de diámetro, y pueden ser blancas, amarillas, rosas o rojas. El fruto es una cápsula alargada de más o menos 15 centímetros de largo la cual puede contener hasta 60 semillas aladas.

¿Qué tipos de plumerias hay?

De más o menos diez especies, hay solo tres que se pueden encontrar a la venta con cierta facilidad. Son estas:

Plumeria alba

La Plumeria alba es un árbol

Imagen – Wikimedia/Magnus Manske

La Plumeria alba, conocida también como alhelí blanco aunque no tiene nada que ver con los alhelíes (es decir, con las hierbas del género Matthiola), es una especie originaria de México hasta las Antillas. Es un arbusto, o si se quiere árbol pequeño, que alcanza una altura máxima de 6 metros. Sus hojas son caducas, y produce flores blancas.

Plumeria obtusa

La Plumeria obtusa es un árbol de flor blanca

Imagen – Wikimedia/Forest and Kim Starr

La Plumeria obtusa, también llamada frangipani blanco, es un arbusto originario de Florida, México, Indias Occidentales y Guatemala. Crece hasta alcanzar una altura de entre 2 y 5 metros, aunque en ocasiones puede superar los 7 metros. Las flores miden unos 20 centímetros de largo, y sus flores son blancas con el centro amarillo.

Plumeria pudica

La Plumeria es un árbol mediano

Imagen – Wikimedia/Vengolis

La Plumeria pudica es una especie de arbusto perennifolio originario de Colombia, Panamá y Venezuela. Alcanza una altura de unos 2 a 3 metros, y desarrolla hojas muy grandes, de unos 25 centímetros de longitud, con los bordes algo plegados. Las flores son blancas, y también tienen el centro amarillo, como la especie anterior.

Plumeria rubra

La Plumeria rubra tiene flores de colores

Imagen – Wikimedia/John Robert McPherson

La Plumeria rubra, conocida como frangipani, es un árbol caducifolio originario desde México hasta Centroamérica. Alcanza una altura máxima de 25 metros, si bien lo normal es que no supere los 8 metros. Las hojas son largas, llegando a medir 30 centímetros de longitud, y verdes. Sus flores brotan en verano, y pueden ser rosas, púrpuras, o blanquecinas.

¿Cuáles son los cuidados de la plumeria?

Es una planta que necesita unos cuidados bastante sencillos en realidad. Es más, tal y como vamos a ver a continuación, la plumeria o frangipani puede estar muy bien si procuramos que no le falte luz, agua (pero sin pasarse), y si la protegemos contra el frío.

¿Dónde hay que ponerla?

La plumeria necesita estar expuesta a la luz del sol de forma directa, o en caso de estar en interior, ha de ponerse en una habitación en la que haya mucha, mucha claridad; es decir, que ha de haber ventanas orientadas al este, para que así los rayos solares iluminen la estancia.

Pero además, es importante que, si está dentro de casa, evitemos ponerla cerca de las corrientes de aire que generan aparatos como el ventilador; y si por el contrario vamos a cultivarla al aire libre, igualmente tendremos que protegerla del viento si este sopla con fuerza.

¿Cuándo hay que regarla?

Hay que tener en cuenta que es muy sensible al exceso de agua, por lo que se deben de controlar bien los riegos para evitar que las raíces y por consiguiente el tronco se pudran. Así pues, lo que haremos será dejar que la tierra se seque antes de volver a regar, casi como haríamos si estuviéramos cuidando un cactus.

Así, suponiendo que la tenemos al aire libre y que no llueve, y que además las temperaturas superan los 30ºC, es posible que haya que regarla unas dos veces a la semana. Por el contrario, si el clima es más fresco, entonces el riego será más espaciado.

¿Qué tierra necesita?

Va a depender de si está en maceta o en el suelo:

  • Maceta: le pondremos un sustrato ligero, que drene bien el agua. Es interesante la fibra de coco, pero también el sustrato universal de algunas marcas como Westland o Fertiberia.
  • Jardín: crece en tierras con un pH ligeramente ácido o neutro, y con buen drenaje.

¿Cuál es la época del abonado?

La plumeria es sensible a las heladas

Se tiene que abonar mientras haga buen tiempo y la planta esté creciendo. Esto significa que se aplicará abono en primavera y en verano, así como en otoño siempre y cuando las temperaturas se mantengan por encima de los 18ºC.

Para ello, usaremos abonos orgánicos, como puede ser el guano (sin mezclar con fertilizantes) como este, mantillo, o el abono de algas.

¿Cómo se reproduce la plumeria?

El frangipani puede multiplicarse o bien por semillas en primavera-verano, o bien por esquejes en primavera. Este último método es el que más se utiliza, ya que es fácil conseguir nuevos ejemplares de cierta altura en cuestión de unas pocas semanas.

Además, solo hay que cortar una rama, impregnar su base con hormonas de enraizamiento como estas, y por último plantarla en una maceta con un sustrato ligero y esponjoso, como la fibra de coco (en venta aquí) o la vermiculita (en venta aquí).

Si se deja en una zona en la que haya mucha luz pero no directa, y se va manteniendo el sustrato húmedo pero no encharcado, no debería tardar más de unas dos semanas en producir sus primeras raíces.

¿Resiste el frío?

No mucho. Por propia experiencia, la única que puede soportar algo el frío e incluso alguna helada débil y ocasional (hasta los -1,5ºC), es la Plumeria rubra var acutifolia. Pero así y todo, recomiendo protegerlas en interior si hay heladas.

¿Dónde comprar?

Puedes conseguir una aquí:


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*