Níspero (Eriobotrya japonica)

El níspero es un frutal de hoja perenne

El níspero es uno de esos árboles que tanto podemos tenerlo en un huerto como en un jardín de plantas ornamentales. Y es que no solo hablamos de una planta con frutos comestibles -y deliciosos, dicho sea de paso-, sino también de una que, gracias a su copa densa, proporciona mucha sombra. Tampoco podemos olvidarnos de sus flores, las cuales pueden brotar muy pronto, en otoño; de hecho, cuando el clima lo permite empieza a hacerlo ya entre octubre y noviembre.

Por si no fuera suficiente, soporta tanto el calor como el frío, y además tiene un ritmo de crecimiento razonablemente rápido desde que la semilla germina. Lo mejor es que empieza a fructificar a temprana edad: más o menos a partir de los 4 años. Por todo ello, creo firmemente que es una planta que debería de cultivarse mucho más de lo que se hace. A continuación te voy a decir cómo es y cuáles son los cuidados que necesita.

¿Qué es el níspero?

El níspero es un frutal perennifolio

Imagen – Wikimedia/JMK

Se trata de un frutal perennifolio originario de China. Desde ese país se introdujo en Japón hace más de mil años, y donde ya se ha naturalizado. Recibe el nombre común de níspero japonés o níspero del Japón para diferenciarlo del níspero europeo (Mespilus germanica), y es una planta que alcanza una altura aproximada de 10 metros, si bien lo más normal en cultivo es que no supere los 5-6 metros, ya que se suele podar para que los frutos se puedan coger mejor.

La copa es ancha, con forma redondeada, y está compuesta por hojas oblongas o elípticas, coriáceas, y con un tamaño de hasta 30 centímetros de largo por hasta 10 centímetros de ancho. Tienen el envés pubescente, y los nervios muy marcados.

Florece en otoño. Las flores se agrupan en panículas de unos 15 centímetros de longitud, y cada una de ellas miden entre 1 y 2 centímetros de ancho, son blancas y fragantes. Es importante saber que son hermafroditas, lo cual significa que solo necesitas un ejemplar para tener frutos. Dichos frutos maduran a finales del invierno o a principios de primavera, tienen forma de pera, y miden entre 3 y 6 centímetros de largo. La piel es amarilla, anaranjada o a veces rojiza, y su pulpa es blanca, amarilla o naranja de sabor dulce, ácido o subácido.

¿Para qué sirve?

Los usos que se le da a este árbol son básicamente dos: culinario y ornamental. Hablemos de ellos:

Uso culinario y medicinal

El uso más importante del níspero japonés es el culinario. Los frutos pueden consumirse crudos, recién cogidos del árbol. Si se prefiere, también es posible comerlos mezclados con otras frutas; incluso se pueden hacer postres como tartas, o vino.

Su valor nutricional por cada 100 gramos es el siguiente:

  • Carbohidratos: 12,14g
    • Fibra: 1,7g
  • Grasas: 0,20g
  • Proteínas: 0,43g
  • Vitamina A: 76 μg (8% de la cantidad diaria recomendada)
  • Vitamina B1: 0,019mg (1%)
  • Vitamina B2: 0,024mg (2%)
  • Vitamina B3: 0,180mg (1%)
  • Vitamina B6: 0,100mg (8%)
  • Vitamina C: 1mg (2%)
  • Calcio: 16mg (2%)
  • Hierro: 0,28mg (2%)
  • Magnesio: 12mg (3%)
  • Fósforo: 27mg (4%)
  • Potasio: 266mg (6%)
  • Sodio: 1mg (0%)
  • Zinc: 0,05mg (1%)

Por eso, también es útil como medicinal, ya que por ejemplo la vitamina C refuerza el sistema inmunitario, y la fibra nos ayuda con el estreñimiento. Además, el hierro es esencial para evitar la anemia ferropénica, una enfermedad que ya en sus estados iniciales te puede debilitar bastante.

En China se prepara un jarabe de níspero que se usa también para tratar enfermedades tales como resfriados o gripes.

Uso ornamental

Otro uso muy importante, aunque quizás algo menos que el culinario, es el ornamental. Es un árbol que proporciona mucha sombra, que produce flores fragantes, y que tolera muy bien las heladas. Por si fuera poco, no requiere de ninguna atención especial.

Combina estupendamente con otras plantas, y lo mejor es que no tiene raíces invasivas. De hecho, es muy recomendable su plantación en jardines pequeños, a los que aportará un toque tropical de lo más interesante.

¿Cuáles son los cuidados del níspero?

Las flores del níspero son blancas

Imagen – Wikimedia/JMK

Si te animas a tener tu propio níspero, esto es lo que has de saber para que esté bien y puedas degustar sus frutos:

Ubicación

Es un árbol que, no solo se tiene que cultivar en el exterior, sino que también es importante que esté expuesto al sol directo. Cometeríamos un error -a mi parecer bastante grave- si lo cultivásemos dentro de casa o en un invernadero, porque ni el calor ni las heladas le perjudican, más bien todo lo contrario: si no sintiera el paso de las estaciones, no podría estar sano.

Tierra

No es exigente. Puede crecer en suelo alcalino sin ningún problema, así como en los que son ligeramente ácidos. Incluso si vas a tenerlo en maceta un tiempo puedes ponerle sustrato universal (en venta aquí), el cual sirve para muchas plantas distintas; aunque te recomiendo usar uno específico para huerto urbano (en venta aquí), el cual contiene los nutrientes que necesitará para crecer bien una temporada.

Riego

Hay que regar de vez en cuando. No es un árbol que resista la sequía, pero tampoco le sienta bien el encharcamiento. Por eso, aconsejo darle dos riegos a la semana en verano, o incluso tres si las temperaturas superan los 30ºC y la tierra se seca rápido; y uno o dos por semana el resto del año. Debemos echarle agua hasta que el suelo o el sustrato queden bien húmedos, pues de lo contrario algunas raíces quedarían sin hidratarse.

Humedad

El níspero prospera en lugares donde la humedad relativa del aire es alta, como cerca de la costa. Cuando se cultiva en zonas donde es baja, es decir, inferior al 50%, las hojas se secan. Para evitarlo, puedes pulverizarlo con agua de lluvia cuando ya no le dé el sol.

Abonado

No está de más abonarlo desde el otoño, que es cuando empieza a florecer, hasta como mínimo finales de primavera. Para ello, usaremos abonos de origen orgánico, como el estiércol de animales herbívoros (caballos, vacas, etc.), guano (en venta aquí), humus de lombriz (en venta aquí), compost.

Un aporte quincenal le ayudará a producir más frutos, y también a estar más sano si cabe.

Artículo relacionado:
¿Cómo cuidar los árboles con abono orgánico?

Poda

No necesita poda realmente. Solo se deben eliminar las ramas secas o rotas. Si lo crees conveniente, también se pueden reducir la longitud de aquellas que estén creciendo mucho después de que hayan madurado los frutos, en enero o febrero.

Multiplicación

Los nísperos son árboles perennifolios

Se multiplica por semillas, las cuales germinan muy bien en primavera si se siembran en una maceta con tierra para plantas, y se colocan en un lugar soleado. A veces también se injerta, pero para conseguir frutos el injerto no es vital, ya que las flores del níspero son hermafroditas.

Plagas y enfermedades

Puede tener cochinillas, pulgones y mosca de la fruta. Estas plagas se combaten con insecticidas ecológicos, como la tierra de diatomeas (en venta aquí), o las trampas adhesivas de color amarillo (en venta aquí).

En cuanto a las enfermedades, le afecta el moteado del níspero (Fusicladium eriobrotryae), la cual hace que aparezcan manchas redondas de color oscuro casi negro en las ramas y frutos; y la mancha morada que, como su nombre indica provoca la aparición de manchas moradas en los frutos.

La primera se trata con fungicidas basados en cobre (en venta aquí) a partir de otoño; y la segunda aportando calcio y zinc al árbol, pues la carencia de estos nutrientes es lo que desencadena la enfermedad.

Rusticidad

El níspero soporta las heladas de hasta los -12ºC, y el calor de hasta los 40ºC si dispone de agua.

¿Te animas a tener tu propio níspero?


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.