Moringa (Moringa oleifera)

La Moringa es un árbol tropical

Imagen – Flickr/Scott Zona

Hay árboles ornamentales que crecen muy rápido, como es el caso de la Moringa oleifera, la cual puede hacerlo a un ritmo de un metro por año si el clima es benévolo con ella. El inconveniente es que, al igual que les sucede a otras especies arbóreas que florecen a temprana edad, su esperanza de vida es corta. Pero eso no quita que no sea una planta interesante para cultivar en un jardín; al contrario.

La moringa resiste muy bien la sequía y las temperaturas cercanas a los 40ºC. Incluso aguanta las heladas débiles y ocasionales de hasta los -2ºC una vez establecida y mide al menos un metro de altura.

¿Qué es la moringa?

La moringa es un árbol tropical

Imagen – Wikimedia/Cultivos para el futuro

Se trata de un árbol caducifolio originario de la India, conocido por el nombre científico Moringa oleifera, y por los comunes ben o moringa. Alcanza una altura de 12 metros como máximo. Sus ramas son colgantes y frágiles, quebradizas, y de ellas brotan hojas tripinnadas de color verde que miden hasta 60 centímetros de largo.

Puede florecer durante su primer año de vida, y lo hará produciendo flores blancas o de color crema, fragantes y de unos 2,5 centímetros de ancho. Poco después madurarán los frutos, que son vainas marrones de entre 30 a 120 centímetros de largo en cuyo interior encontraremos semillas marrones con tres alas.

¿Para qué sirve?

El árbol de la moringa tiene muchos usos, los cuales son:

  • Ornamental: es una planta que puede cultivarse en los jardines soleados. Proporciona algo de sombra y, como vamos a ver más abajo, no requiere de muchos cuidados.
  • Abono verde: las hojas pueden usarse para abonar el terreno.
  • Culinario: prácticamente todas sus partes son comestibles. Las hojas y las flores pueden comerse crudas o en ensaladas; las raíces tienen un sabor picante por lo que se aconseja cocinar con otros alimentos, y las semillas se tuestan, aunque debes saber que su sabor es algo amargo.
  • Alimento para el ganado: la moringa se usa para alimentar a las vacas, cerdos, cabras y otros animales.
  • Medicinal: según un estudio científico publicado en el 2006, la moringa tiene propiedades antiinflamatorias, hipoglucémicas e hipocolesterolémicas, entre otras.

¿Cómo se cuida la moringa?

El árbol de ben es una planta de bajo mantenimiento con la que podremos tener un jardín, o si se quiere un patio o terraza, bien decorado. Pero eso sí, es importante conocer sus necesidades, ya que lamentablemente no es una especie que se pueda cultivar en cualquier sitio:

Clima

Primero vamos a hablar del clima, ya que es lo que va a determinar si sobrevive o no en la zona donde queremos tenerla. Partiendo de esto, hay que saber que la moringa es una especie tropical, motivo por el que si se cultiva en un lugar donde hay heladas, habrá que protegerla o bien en un invernadero o en una habitación en la que entre mucha luz hasta que regrese la primavera.

Ubicación

  • En el exterior: se pondrá en un lugar soleado, y en el caso de que vaya a estar plantado en el suelo, se aconseja colocarlo a unos 3 metros como mínimo de muros, y a unos 5 metros de otros árboles. De esta forma, vas a conseguir que tenga un crecimiento normal, y no con el tronco y/o ramas torcidos.
  • En interior (durante el invierno): si no queda más remedio que protegerla, se colocará en una habitación en la que haya mucha claridad, pero siempre lejos de las corrientes de aire. Asimismo, es importante que cada día se vaya rotando un poco la maceta, ya que de lo contrario podría inclinarse.

Tierra o sustrato

  • Tierra de jardín: es un árbol que crece en suelos ligeros con un excelente drenaje. Por ello, si el suelo es muy compacto y pesado, se aconseja hacer un agujero lo más grande posible (de 1 x 1 metro al menos) para llenarlo primero con una capa de arlita o greda volcánica (en venta aquí), y luego con una mezcla de turba y perlita a partes iguales.
  • Sustrato para la maceta: si vas a optar por tener la moringa en una maceta, simplemente has de rellenar esta con sustrato de cultivo universal para plantas que lleve perlita (en venta aquí).

Riego

Las hojas de moringa son verdes

Hablamos de una planta capaz de resistir la sequía, pero solo si lleva al menos un año plantada en el suelo. En efecto: si lleva menos o si está en maceta, no podemos descuidar el riego, muy especialmente si la tenemos en un recipiente. Por eso, aconsejamos regar una media de dos o tres veces a la semana en pleno verano, y cuando bajen las temperaturas espaciar cada vez más los riegos.

Abonado

Es muy aconsejable abonar a la moringa mientras esté creciendo, sobre todo si el invierno en nuestra zona es frío. Y es que, cuanto más pueda crecer mientras haga buen tiempo, más posibilidades tendrá de llegar viva a la siguiente primavera.

Por ello, qué mejor que usar abonos de rápida eficacia, como el guano que puedes comprar aquí. Es muy concentrado, por lo que solo hay que echar una pequeña cantidad cada vez. Eso sí, se deben de seguir las indicaciones del envase.

Multiplicación

La Moringa oleifera se multiplica con facilidad por semillas. Solo has de seguir estos pasos:

  1. El primero es sumergirlas en agua durante unos minutos. Esto nos servirá para saber cuáles son viables (que serán las que se hundan) y cuáles no.
  2. Luego, rellenaremos una maceta -con agujeros en su base- con sustrato para semilleros como este.
  3. Después, colocaremos dos semillas en ella, separadas entre sí, y las cubriremos con un poco de sustrato.
  4. Por último, regaremos y llevaremos la maceta al exterior, en un lugar soleado.

Si son frescas van a germinar pronto, en unos diez días.

Plagas y enfermedades

Las plagas y enfermedades que puede tener son los pulgones, las larvas que se comen las hojas, así como los hongos alternaria y fusarium.

Rusticidad

No soporta las heladas, solo si son de hasta los -2ºC, ocasionales y duran poco. Además, para que tenga más posibilidades de sobrevivir al invierno es crucial que esté lo más sano posible, por eso no tenemos que olvidarnos de abonarlo mientras esté creciendo.

Las flores de moringa son blancas

Imagen – Flickr/Mauricio Mercadante

¿Qué te parece el árbol moringa?


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*