Pohutukawa (Metrosideros excelsa)

Las flores del metrosideros excelsa son rojas

El Metrosideros excelsa es un árbol que puede llegar a hacerse muy grande, y que además tiene una floración espectacular. Es una planta ideal para tener como ejemplar aislado en jardines amplios, ya que esa es una excelente manera de disfrutar de la agradable sombra que proporcionan sus ramas y hojas.

Su ritmo de crecimiento es de tipo medio; esto significa que crece una media de 20 a 30 centímetros por año, dependiendo de las condiciones en las que viva. Asimismo, es una especie a considerar si buscas un árbol que resista el sol directo, por lo que si es el caso, a continuación te contaré todo lo que has de saber sobre él.

Origen y características del Metrosideros excelsa

El metrosideros excelsa es un árbol grande

Imagen – Wikimedia/Ed323

Se trata de un árbol perennifolio endémico de Nueva Zelanda, donde es conocido por el nombre común pohutukawa; si bien también se llama árbol de Navidad de Nueva Zelanda en otros lugares. Crece hasta alcanzar una altura de 20 metros, y desarrolla una copa ancha de 8-10 metros. En ciertas condiciones es capaz de desarrollar raíces aéreas para mejorar su anclaje al suelo, como por ejemplo ocurre cuando crece en un risco.

Las flores son rojas, amarillas o rosadas dependiendo de la variedad y/o cultivar, como el ‘Aurea’ que las produce de color amarillo. Florece en verano, en concreto, entre diciembre y febrero en el hemisferio sur, y entre junio y septiembre en el hemisferio norte.

¿Qué usos tiene?

El árbol de Navidad de Nueva Zelanda se utiliza únicamente como planta ornamental. Plantado como ejemplar solitario se ve muy bien, sobre todo cuando florece. Sin embargo, en su lugar de origen está siendo amenazado por la zarigüeya australiana o possum. Esta se introdujo en el país y disfruta mordisqueando las hojas de este árbol, motivo por el que nació el Project Crimson, cuyo objetivo es proteger tanto al M. excelsa como a otros árboles autóctonos.

¿Qué cuidados necesita el Metrosideros excelsa?

Si quieres tener uno es importante que sepas de antemano cuáles son sus necesidades básicas, ya que así te será más sencillo elegir dónde ponerlo y qué tareas de mantenimiento has de hacerle para que esté bien:

Ubicación

El tronco del metrosideros excelsa es grueso

Imagen – Wikimedia/Krzysztof Ziarnek, Kenraiz

Se trata de un árbol que debe de estar en un lugar expuesto al Sol directo, lo más lejos posible de donde haya tuberías y suelos blandos puesto que de lo contrario podría causar problemas. De hecho, lo más recomendable es que se plante como mínimo a diez metros de distancia de aquello que podría romper o dañar.

Asimismo, es recomendable que se ponga lejos también, como mínimo a unos 5 metros, de otras plantas de gran tamaño, ya sean otros árboles o palmeras. De este modo, se conseguirá que tenga un mejor desarrollo.

Tierra

No es muy exigente, pero vegeta mejor en suelos ricos en materia orgánica y ligeros. Asimismo, es muy recomendable que se plante en el jardín en cuanto sea posible; de esta manera, se conseguirá que crezca a buen ritmo y que se fortalezca más de lo que haría si se tuviese en maceta durante mucho tiempo.

Ahora bien, si es un ejemplar joven y/o de semillero, se puede tener en un recipiente con orificios de drenaje rellenada con sustrato universal como el de marcas conocidas como Flower.

Riego

Por lo general, durante el verano se tendrá que regar más seguido que durante el invierno, ya que la planta es cuando más agua necesita al estar creciendo. Pero el resto del año, como las temperaturas son más bajas y suele llover, regaremos menos. Pero, ¿cada cuánto hay que hacerlo?

Dependerá del clima que haya en la zona: cuanto más altas sean las temperaturas y menos llueva, más habrá que regar. Ahora bien, lo que no se puede hacer es tenerle la tierra siempre húmeda, puesto que no es una planta acuática y no se debe de tratar como si lo fuera, puesto que no resiste el encharcamiento.

En caso de duda, aconsejamos introducir un palo de madera. Si al sacarlo sale con mucha tierra adherida, significará que está muy húmeda y que, por lo tanto, no se debe regar.

Abonado

Las hojas del metrosideros excelsa son verdes

Imagen – Wikimedia/Krzysztof Ziarnek, Kenraiz

Es muy aconsejable abonar al Metrosideros excelsa durante toda su temporada de crecimiento, es decir, desde primavera hasta finales del verano, o incluso hasta otoño si el clima es cálido y no hay heladas o son muy débiles. Para ello, se puede aplicarle estiércol de animales herbívoros, guano, mantillo, o compost.

También se puede abonar con fertilizantes químicos, como el universal que puedes comprar aquí o para plantas con flor, siguiendo en todo momento las instrucciones de uso.

Multiplicación

Es posible multiplicarlo por semillas, las cuales se han de sembrar en primavera; y por esquejes a finales del invierno o en primavera.

Rusticidad

Es un árbol al que no le gusta el frío; sin embargo, puede resistir las heladas débiles y puntuales de hasta los -2ºC, quizá -3ºC si está protegido del viento.

¿Qué te ha parecido el Metrosideros excelsa?


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*