Mango (Mangifera indica)

El mango da frutos en primavera

El mango es uno de los frutales tropicales que más se cultiva. Es un árbol que, no solo produce frutas dulces y, dicho sea de paso, con un sabor muy agradable, sino que además es una planta que puedes tener por ejemplo como ejemplar aislado, en la zona de relax de tu jardín para que proporcione sombra en ella.

Pero aunque muchos nos gustaría tener uno, por desgracia es una planta a la que no le gusta pasar frío. Por eso, su cultivo se aconseja solo en los lugares donde el clima es tropical o subtropical, o bien en invernaderos, ya que en el resto es difícil que se dé bien.

Origen y características del mango

El mango es un frutal perenne

Imagen – Wikimedia/Vmenkov

Nuestro protagonista es un árbol perennifolio cuyo nombre científico es Mangifera indica. Popularmente se conoce como mango o melocotón de los trópicos, y es originario tanto de la India como de Indochina. Puede alcanzar alturas impresionantes; de hecho, se estima que la altura máxima que llega a tener es de 45 metros, aunque en cultivo es complicado que supere los 20 metros. Las hojas son simples, con forma de lanza u oblongas, de color verde oscuro y con una longitud de unos 30 centímetros.

Las flores son verdosas, y brotan en panículas. Una vez son polinizadas, los frutos maduran. Estos son drupas con la pulpa de color amarillo-anaranjado, de sabor dulce. La piel es verde y/ rojiza o amarillenta, y se suele quitar con facilidad. En el interior de la drupa, y casi de la misma longitud que esta, encontramos una única semilla de color marrón claro.

Su esperanza de vida puede superar los 100 años.

Variedades de mango

Hay distintas, y se diferencian principalmente por el tamaño de la fruta y el color de su piel. Por ejemplo:

  • Ataúlfo: es una variedad que produce frutas pequeñas, de unos 350 gramos, con forma oblongo-ovalada, y la piel es amarillo-verdosa.
  • Keitt: tiene forma de huevo, la piel rosada y verdosa, y pesa más o menos medio kilo. Se puede comer con cuchara ya que apenas tiene fibra.
  • Kent: parecido al anterior, pero más ancho y un poco más pesado (puede pesar 550 gramos). La piel es amarilla con una mancha rojiza.
  • Osteen: con un peso aproximado de 525 gramos, es una fruta con forma oblonga que tiene la piel púrpura. Al igual que los mangos Keitt, también se puede comer con cuchara.
  • Tommy Atkins: su forma es oblongo-ovalada, tiene la piel naranja o roja y pesa aproximadamente 550 gramos.

¿Qué usos tiene?

El mango florece en primavera

Imagen – Wikimedia/Mauricio Mercadante

El mango es un árbol frutal, y como tal se cultiva en aquellas regiones donde el clima es cálido. Sus frutas pueden consumirse frescas, o en ensaladas por ejemplo. Ahora bien, no es el único uso que se le da.

Por otro lado, en algunos lugares de América Latina utilizan sus hojas para hacer infusiones o bien para darle color a la cerámica. Asimismo, una vez que ya no produce más frutos, con la madera de su tronco hacen instrumentos y/o muebles económicos.

¿Cómo se cuida el mango?

Si te gustaría tener un mango, a continuación te diremos todo aquello que debes saber para que crezca bien:

Ubicación

Para tenerlo bien, debe de estar en un lugar soleado, y a ser posible plantado en el suelo desde que es joven. Solo en caso de que en tu zona haya heladas, tendrás que cultivarlo en maceta para poder cambiarlo de sitio en cuanto las temperaturas bajen de los 10ºC.

Llegado el momento, mételo o en un invernadero, o bien dentro de casa, en una habitación en la que entre mucha luz natural. Asimismo, ha de estar alejado de las corrientes de aire, puesto que estas lo deshidratarían.

Tierra o sustrato

  • Jardín: crece en suelos ricos en materia orgánica y bien drenados.
  • Maceta: si vas a tenerlo en maceta, puedes ponerle tierra de cultivo universal (en venta aquí).

Riego

Los mangos son frutos

En su hábitat natural, el mango recibe entre 1000 y 3000mm de precipitación anuales, concentradas entre los meses de junio/julio a octubre. Estas son lluvias monzónicas, es decir, estacionales. Pero estas no se dan en otras partes del mundo.

Por ejemplo, en el mediterráneo suele llover desde finales del verano hasta primavera, y de forma muy irregular. Además, las temperaturas son más frescas que las que disfruta en su lugar de origen. Por lo tanto, no podemos descuidar el riego.

Durante el verano, en caso de que no llueva, regaremos un promedio de 3-4 veces a la semana, mientras que el resto del año espaciaremos los riegos.

Abonado

Se ha de abonar mientras dure el buen tiempo, puesto que es cuando está creciendo. Para ello, se podrán usar abonos naturales, dado que los frutos son aptos para consumo humano. Por ejemplo, el guano, el compost o el estiércol de animales herbívoros son buenas opciones para abonar tu árbol.

Multiplicación

El mango se multiplica por semillas e injertos en primavera.

Rusticidad

No soporta el frío. Solo los ejemplares adultos y aclimatados podrían aguantar alguna helada puntual y de muy corta duración de hasta los -1ºC.

¿Qué te parece el mango?


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*