Magnolia

La magnolia es un árbol primitivo

Las especies de árboles y arbustos que pertenecen al género Magnolia son aquellos cuyas flores son, por lo general, grandes, de colores suaves y muy bonitos, que además son aromáticas. Se toman su tiempo para crecer, pero a pesar de ello, no tardan mucho en empezar a florecer.

Hasta la fecha, se han descrito unas cien especies, siendo muchas de ellas -la gran mayoría, de hecho- de hoja caduca; aunque hay algunas que son perennifolias como ahora veremos.

¿Qué es la magnolia?

La magnolia es un árbol de crecimiento lento

Imagen – Wikimedia/maz84

La Magnolia es un género de árboles y arbustos que viven en las Américas (en concreto desde el este de Norteamérica hasta Sudamérica), así como en el Sudeste Asiático. Podríamos decir que son plantas primitivas, ya que se sabe que sus antepasados empezaron su evolución hace unos 170 millones de años (tienes más información aquí, pinchando en Magnoliales).

Su ritmo de crecimiento, como decíamos al inicio del artículo, es bastante lento, pudiendo crecer unos 10 centímetros por año solo en las mejores condiciones de cultivo. Desarrollan un tronco el cual puede ramificar a poca distancia del suelo, formando una copa ancha, cuyo diámetro oscila entre los 3 y los 6 metros.

Las hojas son simples o lobuladas, por lo general grandes y de color verde. Brotan en espiral, y dependiendo de la especie caen o bien en invierno, o bien lo van haciendo a lo largo de todo el año.

Sus flores pueden ser femeninas, masculinas, o tener órganos de ambos sexos que maduran en tiempos distintos. Miden hasta 30 centímetros de diámetro, y son de color blanco, blanco-rosado, o de alguna tonalidad de rosa. Una vez brotan, algo que hacen en primavera, permanecen abiertas un par de días.

El fruto puede ser duro o algo blando, y contienen semillas de unos 2-3 centímetros.

¿Para qué sirve?

Pasemos a hablar ahora de los usos que se le dan a las magnolias o magnolios. El primero y más popular es el ornamental. Son plantas con flores de gran belleza y elegancia, que además proyectan una sombra fresca cuando son adultas.

En sus lugares de origen tienen otros usos, como por ejemplo para construir viviendas, hacer trabajos de carpintería o de ebanistería; o incluso como planta medicinal. En este sentido, es interesante decir que en España ya se encuentran sobres de té para infusión u flores secas de magnolia, los cuales tienen propiedades ansiolíticas.

Tipos de Magnolia

A continuación vas a ver las principales especies de Magnolia, las que más se cultivan:

Magnolia denudata

La magnolia denudata es un árbol

Imagen – Flickr/Kai Yan, Joseph Wong

La Magnolia denudata, también llamada magnolia yulan, es un árbol de hoja caduca nativo de China. Alcanza los 15 metros de altura, y sus flores son blancas, de unos 15 centímetros de diámetro.

Magnolia grandiflora

La Magnolia grandiflora es un árbol grande

La Magnolia grandiflora es una magnolia perenne, llamada a veces magnolio o magnolia común. Es una especie autóctona del sureste de los Estados Unidos que se cultiva mucho también en el resto del mundo. Puede llegar a los 30 metros de altura, y desarrollar una copa de varios metros de ancho. Sus flores son muy grandes, de unos treinta centímetros de diámetro, y son blancas.

Magnolia kobus

La magnolia kobus tiene flores blancas

Imagen – Flickr/autan

La Magnolia kobus es un árbol caducifolio nativo de Japón, el cual llega a medir 20 metros de altura. Su copa es muy ancha, y además ramifica a muy poca distancia del suelo. Sus flores también son blancas, y miden unos diez centímetros de diámetro.

Magnolia liliiflora

La Magnolia liliiflora tiene flores lilas

Se trata de una especie conocida por los nombres de árbol lirio o magnolia tulipán, ya que sus flores se asemejan bastante a las que tienen esas plantas (lirios y tulipanes). Estas son de color rosa, y miden unos diez centímetros de diámetro. Alcanza los 4 metros de altura, y es una planta caducifolia nativa de China.

Magnolia officinalis

La magnolia officinalis es un árbol grande

Imagen – Wikimedia/Wendy Cutler

La Magnolia officinalis es una variedad de Magnolia de hoja caduca nativa de las regiones montañosas de China. Llega a los 20 metros de altura, y sus hojas son verdes, de hasta 30-35 centímetros de largo. Sus flores son blancas, y miden unos 10 centímetros de diámetro.

Magnolia sieboldii

La magnolia sieboldii es un árbol caducifolio

Imagen – Wikimedia/Wendy Cutler

La magnolia de Siebold es un árbol de hoja caduca nativo del este de Asia. Crece entre los 5 y los 10 metros de altura, y produce flores blancas, de unos diez centímetros de diámetro. Además, tiene los estambres de color rojizo.

Magnolia stellata

La magnolia stellata tiene flores blancas

La magnolia estrellada es un arbusto caducifolio nativo de Japón que alcanza los 3 metros de altura. Sus hojas son simples y verdes, y las flores son rosas, de unos 7-9 centímetros de diámetro.

Magnolia x soulangeana

La magnolia soulangeana tiene flores rosas

Imagen – Wikimedia/Berthold Werner

La magnolia de Soulange es un híbrido de hoja caduca que se obtuvo por el cruce entre Magnolia denudata y Magnolia liliifolia. Crece entre 5 y 6 metros de altura, y produce flores que pueden ser blancas, blanco-rosadas o blanquecinas interiormente y de un rosa fuerte por el exterior. Estas llegan a medir los 10 centímetros de ancho.

Magnolia virginiana

La magnolia virginiana es un árbol muy grande

Imagen – Wikimedia/J E Theriot

La Magnolia virginiana es un árbol que se encuentra en el sureste de los Estados Unidos, y que puede perder o no las hojas dependiendo del clima. Puede confundirse con la M. grandiflora, pero las flores de esta última son mucho más grandes; de hecho, miden unos 20 centímetros de diámetro más que las de la M. virginiana. Puede medir hasta 30 metros de altura.

¿Cuáles son los cuidados de la magnolia?

Antes de comprar si quiera un ejemplar, es muy recomendable (yo diría incluso necesario) informarse sobre los cuidados que requiere este tipo de planta. Y es que si no lo hacemos así, habría muchas posibilidades de que acabásemos gastando dinero en una planta que, aunque no es muy exigente con algunas cosas, sí lo es con otras. Por ejemplo:

Clima

La Magnolia es un árbol de crecimiento lento

Imagen – Flickr/Bob Gutowski // Magnolia salicifolia

Las magnolias, como has podido ver, pueden ser de hoja caduca o de hoja perenne. Las primeras son aquellas que viven en las regiones más altas y/o frías (no necesariamente a grandes altitudes), y que por lo tanto están expuestas a las bajas temperaturas del otoño y del invierno; las segundas en cambio viven en zonas algo más cálidas, por lo que no tienen la necesidad de perder todas sus hojas cuando llegue el frío, pues las temperaturas son suficientemente elevadas para seguir manteniéndolas.

Por lo tanto, si el clima de tu zona es más bien cálido, como el mediterráneo por ejemplo, será mucho más recomendable adquirir alguna magnolia de hoja perenne, como la Magnolia grandiflora, que una de hoja caduca. Yo tengo de los dos tipos, en Mallorca (con temperaturas que pueden llegar a los 39ºC durante una ola de calor, y bajar a los -1,5ºC en una ola de frío), y mientras que la M. grandiflora se mantiene preciosa en verano, la de hoja caduca en cambio lo pasa muy mal.

Suelo idóneo para las magnolias del jardín

En origen, estas plantas crecen en suelos ácidos, por lo que es importante que las plantemos en el jardín solo si la tierra que tenemos es así, ácida, con un pH entre 4 y 6. Si por nuestro barrio hay plantados arces japoneses, camelias, azaleas, u otros tipos de plantas ácidas y se ven sanas, no habrá dudas de que nosotros también podremos hacerlo, pero en caso de duda lo mejor que puedes hacer es averiguar el pH de la tierra por ejemplo con un medidor como este.

Si por el contrario el suelo es arcilloso, como su pH es de 7 o superior, no te aconsejo plantar ninguna magnolia en él, ya que en cuanto las raíces tocasen esa tierra, las hojas amarillearían, volviéndose cloróticas. Aunque se puede evitar abonándola con un fertilizante para plantas ácidas, añadiendo a la tierra fibra de coco o turba rubia, al tratarse de una planta que llega a ser grande, al final sale más a cuenta tenerla en maceta.

Tierra más adecuada para las que se cultivan en maceta

Cuando nos interesa, o cuando no nos queda más remedio, que tenerlas en maceta, las plantaremos en unas que midan unos diez centímetros más de diámetro y de alto de lo que mide las que tienen en esos momentos. Además, es muy importante que estas tengan orificios de drenaje, ya que no sobrevivirían mucho tiempo si no los tuvieran, pues no soportan el exceso de agua.

Asimismo, como sustrato tenemos que pensar en ponerles uno específico para plantas ácidas (en venta aquí), o fibra de coco (en venta aquí), la cual también tiene un pH adecuado para las magnolias.

Riego

La magnolia obovata es un arbusto grande

Imagen – Wikimedia/Σ64 // Magnolia obovata

Necesitan recibir agua de forma regular durante todo el año. Durante la primera y el verano hay que estar más pendientes, ya que es cuando están creciendo (a no ser que las temperaturas sean demasiado elevadas, en cuyo caso habrá que regar, no tanto para que puedan crecer, sino más bien para que puedan sobrevivir, evitando la deshidratación).

El agua que usaremos será la de lluvia siempre que tengamos posibilidad de hacerlo; si no es el caso, podremos usar agua dulce o de botella, apta para el consumo.

La cuestión es: ¿cuándo hay que regar? Pues si no llueve, lo haremos varias veces a la semana, excepto en invierno que será cuando espaciemos los riegos.

Abonar a las magnolias

A las magnolias hay que abonarlas siempre que estén en macetas, pero también es recomendable hacerlo si están en el jardín. En el primer caso, las abonaremos con fertilizantes líquidos para plantas ácidas como este, y en el segundo -si la tierra es ácida-, podremos echarles abonos granulados o en polvo como el guano o el estiércol por ejemplo.

La época de abonado empezará en primavera, una vez que las heladas pasen, y terminará a finales del verano o en otoño, en cuanto las temperaturas comiencen a bajar.

Multiplicación

El fruto de la magnolia es grande

Imagen – Wikimedia/Junichi

Las magnolias se pueden multiplicar por tres métodos distintos:

  • Semillas, las cuales se han de sembrar durante el otoño en el exterior.
  • Esquejes semileñosos, que se toman de ramas sanas a finales del invierno/comienzos de primavera.
  • Acodo aéreo, que se realiza a principio de primavera, sobre ramas que tengan uno o dos años de edad.

Rusticidad

Dependiendo de la especie, hay magnolias que son más rústicas que otras. Por ejemplo, las de hoja caduca, están mucho mejor adaptadas a vivir en entornos donde los otoño y los inviernos son fríos, pero si las cultivas en zonas donde el verano es muy cálido, no van a poder soportarlo (o les costará mucho). Por el contrario, las de hoja perenne soportan mejor el calor que el frío.

Si bien todas resisten heladas y nevadas, no es solo la resistencia al frío lo que tenemos que mirar. Una Magnolia grandiflora aguanta bien las temperaturas de hasta los -18ºC según varias páginas web consultadas, y por propia experiencia también te puedo decir que no le hace daño una ola de calor (o varias sucedidas en poco tiempo) con valores máximos de hasta 39ºC y mínimos de 22-24ºC; por el contrario, una Magnolia kobus aguantará hasta los -20ºC, puede que menos incluso, pero cultivarla en una zona donde en verano se superan los 30ºC, será muy complicado.

La magnolia es una planta muy bonita, de la cual espero que hayas aprendido mucho leyendo este artículo.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*