Madroño (Arbutus unedo)

El madroño es un árbol frutal pequeño

Imagen – Flickr/Axel Rohde

El madroño es una planta que no crece mucho; de hecho, tanto en cultivo como en su hábitat natural cuesta encontrar ejemplares que superen los 5 metros de altura. Pero, botánicamente se considera como tal, y como además tiene características muy interesantes, sin duda no podía dejar pasar la oportunidad de hablarte de él.

Al ser originario de zonas donde llueve por lo general poco, puede vivir en un jardín de bajo mantenimiento. También soporta bien las temperaturas altas, aunque sí que es cierto que si se llega a los 40 grados centígrados es importante que tenga algo de agua a su disposición. Vamos a ver cómo se cuida.

¿Qué tipo de planta es el madroño?

El madroño es un frutal perenne

Imagen – Wikimedia/David Anstiss

El madroño, cuyo nombre científico es Arbutus unedo, es un arbolito perennifolio originario de la región mediterránea que alcanza entre los 4 y los 7 metros de altura. Tiene un tronco del que brotan ramas a muy poca distancia del suelo. Las hojas son lanceoladas, con el margen aserrado, de unos 8 por 3 centímetros, y de color verde brillante por el haz y de mates por el envés.

Sus flores son hermafroditas, se agrupan en panículas colgantes, y presentan la corola blanca. Y en cuanto al fruto, es una baya globosa de unos 10 milímetros, que empieza siendo verdoso y termina siendo rojo cuando madura. En su interior encontramos semillas pardas.

¿Qué beneficios tiene el madroño?

Los frutos de esta planta son comestibles. Tienen un sabor agradable, más dulce cuanto más maduros están, y además poseen propiedades medicinales muy interesantes. Por ejemplo, pueden ayudar aliviar las inflamaciones, las infecciones bacterianas, y también a mejorar el sistema cardiovascular.

Todo ello se debe a que son ricos en flavonoides y fenólicos, además de en vitamina P. Así, sin duda vale la pena incluirlos en la dieta.

¿Cómo se come el madroño?

El madroño se come crudo

Crudos, o cocinados para hacer mermeladas o confituras. Eso sí, es importante que no se consuman directamente de la planta si esta ha sido sometida a algún tratamiento fitosanitario con productos químicos, ya que podría ser perjudicial para la salud. En estos casos, hay que respetar el plazo de seguridad indicado en el envase del propio insecticida o fungicida; aunque personalmente recomiendo no utilizar este tipo de productos en plantas comestibles.

Y es que existen muchos otros que son ecológicos y muy eficaces, como la tierra de diatomeas, que es un insecticida natural que elimina muchas plagas, o el cobre que tiene propiedades fungicidas.

Pero ojo: es importante comer solo unos pocos, puesto que podríamos marearnos. Es más, los frutos, una vez fermentados, se utilizan para elaborar lo que se conoce como licor de madroño.

Usos del Arbutus unedo

Te he hablado del fruto, pero la planta en sí también tiene usos que conviene conocer. El más importante es el ornamental. Al vivir con poca agua, es muy recomendable cultivarlo en jardines de bajo mantenimiento, ya sea como seto o ejemplar aislado. Si bien crece lento, merece la pena reservarle un hueco.

Asimismo, tanto su corteza como las hojas se utilizan para curtir.

¿Cómo se cuida el madroño?

El madroño, o Arbutus unedo, es una planta de fácil mantenimiento. Así que si quieres saber cómo se cuida, ahora voy a hablarte sobre ello:

Ubicación

Las flores del madroño son blancas

El Arbutus unedo tiene que estar en el exterior. Es aconsejable que esté en una zona donde le dé el sol todo el día, pero también vive bien en semisombra. No tiene raíces invasivas, por lo que realmente puedes plantarlo en el suelo sin preocuparte por el resto de plantas; incluso se mantiene bien en maceta.

Tierra o sustrato

Crece en suelos neutros o alcalinos. No le perjudican demasiado los suelos pobres, puesto que en su estado natural se puede encontrar en los desfiladeros, barrancos, y terrenos muy pedregosos.

Ahora bien, eso no significa que, de querer plantarlo en maceta, se pueda ponerle cualquier sustrato. En un espacio reducido como es ese, es importante que el sustrato sea de calidad para que las raíces estén bien. Por eso, recomiendo mezclar turba negra con un 30% perlita (en venta aquí).

Riego

El riego debe ser escaso. Soporta la sequía. Si está en el jardín, regaremos de vez en cuando, una vez a la semana o cada diez días, dependiendo de si llueve con regularidad o no; y si está en maceta le echaremos agua una o dos veces por semana.

Abonado

El abonado del madroño es una tarea que solo es importante cuando se cultiva en maceta, ya que en el suelo al no necesitar tampoco muchos nutrientes le basta con los que encuentra por sí mismo.

Así, lo abonaremos con abonos naturales, y líquidos. Guano (en venta aquí) o extracto de algas (no abusar: es alcalino, con un pH muy alto, de 8 o superior. Puedes comprarlo aquí). Seguiremos las indicaciones de uso para que no haya riesgo de sobredosis.

Cosecha

Los frutos del madroño son bayas rojas

Los frutos del madroño se cosechan en invierno o primavera, dependiendo de cuándo haya empezado la floración, que suele ser en otoño pero puede empezar más tarde dependiendo del clima.

En cualquier caso, sabrás que están maduros cuando hayan adquirido un tono rojo, y cuando al apretarlos con suavidad notes que el dedo »se hunde» un poquito -muy poco, puesto no tienen que estar excesivamente blandos tampoco-.

Multiplicación

El madroño se multiplica por semillas. La época ideal de siembra es en primavera, ya que es cuando los frutos están maduros. Se aconseja sembrarlas en bandejas de semillero (como esta), con sustrato para semilleros (puedes comprarlo aquí) poniendo una o dos en cada alvéolo.

Luego, se dejan el exterior, a pleno sol, y se va manteniendo la tierra húmeda para que no se sequen.

Plagas y enfermedades

Es muy resistente. Pero como le puede pasar a casi cualquier planta, si se riega en exceso los hongos dañarán sus raíces; y si el ambiente es demasiado seco y cálido es posible ver alguna cochinilla o pulgón. Por eso, hay que procurar controlar los riegos, y si vemos alguna plaga, se tratará con agua y jabón neutro por ejemplo, o tierra de diatomeas (en venta aquí).

Rusticidad

Es un árbol que soporta las heladas de hasta los -12ºC.

¿Dónde comprar madroño?

¿Quieres tener tu propio ejemplar de Arbutus unedo? No dudes en hacer clic aquí:


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.