Kiri (Paulownia tomentosa)

El árbol del kiri es caducifolio

Imagen – Wikimedia/Jean-Pol GRANDMONT

Del árbol conocido por el nombre de kiri se dice que es casi milagroso, que puede ayudarnos a combatir incluso el calentamiento global. Pero la realidad es que, hasta ahora, no hemos conseguido encontrar ningún estudio científico que demuestre que absorbe más dióxido de carbono que otros. Pero eso no quita que no sea una especie interesante para tener en un jardín.

Su copa es ancha y frondosa, así que proporciona mucha sombra, algo que especialmente durante las olas de calor se agradece. Además, su ritmo de crecimiento es rápido, y produce flores de buen tamaño. ¿Te gustaría saber más sobre él?

Origen y características del kiri

El árbol del kiri es de hoja caduca

Imagen – Wikimedia/Jean-Pol GRANDMONT

El árbol del kiri, llamado también paulonia imperial, es una planta originaria de China. Su nombre científico es Paulownia tomentosa, y forma parte de la familia Paulowniaceae. Puede alcanzar una altura máxima de 20 metros, desarrollando un tronco que al principio es recto pero que con la edad tiende a torcerse ligeramente. La corteza es de color marrón grisáceo, y sus ramas brotan a buena distancia del suelo.

Las hojas son cordiformes con el ápice agudo, miden un máximo de 40 centímetros, y pueden tener el envés pubescente. Además, tienen pecíolos, es decir, un tallo que une el limbo de la hoja con la rama, los cuales miden más o menos lo mismo que el limbo.

Sus flores se agrupan en inflorescencias que suelen ser piramidales, o a veces cónicas. Tienen forma de campana y son de color lila (parecido al de las flores de la lavanda). Una vez son polinizadas, producen frutos que son cápsulas con forma de huevo, el cual es tomentoso y no muy grande ya que solo mide unos 4 centímetros. Las semillas son aladas, y miden entre 2 y 4 milímetros de largo.

¿Para qué sirve?

El kiri tiene varios usos, que son los siguientes:

  • Ornamental: proporciona sombra y color a los jardines. Crece rápido, y además tolera el calor y las heladas.
  • Árbol de ciudad: tolera la contaminación y puede vivir bien en suelos pobres en nutrientes. Eso sí, hay que tener en cuenta que es interesante en un parque, no en una acera y menos si es estrecha, ya que las raíces podrían levantarla.
  • Prevenir la erosión: las raíces ayudan a prevenir este problema.
  • Como abono: las hojas verdes tienen un alto contenido en nitrógeno, por lo que pueden usarse para abonar el suelo.

¿Cómo se cuida la paulounia?

Las flores del kiri son lilas

La Paulownia tomentosa no es un árbol difícil de cuidar, pero por supuesto, como todo ser vivo, tiene sus propias necesidades. Para que esté sana, recomendamos cuidarla de la siguiente manera:

Ubicación

Es un árbol que ha de estar plantado en el suelo, en un terreno en el que pueda crecer a gusto. Tolera sin problemas la tierra caliza, aunque es importante que drene bien el agua.

Mientras es joven puede estar en maceta, pero aconsejamos plantarlo en tierra lo antes posible.

Tierra

Si queremos sembrar semillas o tenemos un plantón joven que aún no queremos pasar al suelo podemos usar sustrato universal, como este.

Y si tenemos intención de plantar nuestro árbol del kiri en el suelo, tenemos que saber que no es exigente, pero que es preferible que la tierra no se encharque con facilidad.

Riego

El kiri no resiste la sequía. Es una planta que ha de recibir agua regularmente, sea de lluvia o de riego, a lo largo de todo el año. Si no es así, no va a poder prosperar y al final se secará.

Por eso, aconsejamos regar, en caso de que no llueva, dos o tres veces por semana durante los meses en los que haga calor (temperaturas de entre 20 y 40º o más), y una o dos por semana el resto.

Abonado

Se puede abonar, si se quiere, en primavera y hasta finales del verano. No es realmente necesario ya que crece bien en suelos pobres, pero tampoco está de más hacerlo.

Para ello, podemos usar abonos naturales, como el compost, o el estiércol de animales.

Artículo relacionado:
¿Cómo cuidar los árboles con abono orgánico?

Multiplicación

Los frutos del kiri son pequeños

Imagen – Flickr/Mauricio Mercadante

La Paulownia tomentosa se multiplica por semillas en primavera. Estas se pueden sembrar en macetas o vasitos de yogur (previamente lavados y habiéndoles hecho un agujerito en su base con la punta de un cuchillo o de unas tijeras) con tierra para semilleros.

Simplemente hay que procurar sembrar dos o tres en cada uno, y enterrarlas solo un poco. Luego, regaremos y los colocaremos al aire libre, en una zona expuesta a la luz del sol.

Plagas y enfermedades

Es un árbol muy fuerte, que solo puede tener algunos problemas con los insectos herbívoros, como las langostas o los saltamontes. Si el ejemplar es adulto no será preocupante, pero si es joven sí que podemos notar que su crecimiento se retrasa.

Rusticidad

Resiste las heladas de hasta los -12ºC, así como el calor de hasta 40ºC si tiene agua a su disposición.

¿Qué te parece el árbol del kiri?


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.