Jacaranda mimosifolia

Las flores del jacaranda son numerosas
Imagen procedente de Wikimedia/Dinesh Valke from Thane, India
 

El Jacaranda mimosifolia es uno de los árboles ornamentales más comunes en los jardines de clima templado y cálido. No solo proporciona una muy agradable sombra durante buena parte del año, sino que además, en primavera se viste de gran cantidad de flores que atraen todas las miradas… incluso las de los insectos más beneficiosos, como las abejas.

Resiste bien las heladas débiles, y aunque puede necesitar alguna ayuda para soportar el viento, especialmente de joven, a medida que va ganando altura, también se va fortaleciendo, y al hacerlo nos iremos dando cuenta de que mantenerlo sano y feliz es cada vez más sencillo.

¿Cuál es el origen y las características del Jacaranda mimosifolia?

El jacaranda es un árbol ornamental

Se trata de un árbol caducifolio, o semi-caducifolio conocido como jacarandá, jacaranda o tarco, y cuyo nombre científico es Jacaranda mimosifolia. Es originario de Sudamérica, en concreto lo encontraremos creciendo de forma natural en Perú, Brasil, Bolivia, Paraguay, norte y nordeste de Argentina y norte de Uruguay.

Crece hasta alcanzar una altura de 12 a 15 metros, pudiendo llegar a los 20 metros si se dan las condiciones adecuadas. Posee un sistema radicular de tipo fasciculado, no invasor, de modo que es interesante para jardines pequeños-medianos.

La copa es abierta, con forma ovoidal e irregular, poco densa. Está formada por hojas bipinnadas de 30 a 50 centímetros de longitud, compuestas por de 25 a 30 pares de folíolos de color verde claro. El árbol puede quedarse sin su follaje en invierno, o solo sin una parte. En climas templado-cálidos, con temperaturas suaves, lo normal es que las mantenga casi todas, o que las pierda solo cuando empieza a haber alguna helada ligera.

Florece en primavera, antes de la brotación de las hojas. Las flores se agrupan en panículas terminales de buen tamaño, midiendo de 20 a 30 centímetros, y son de color azul violeta. Su fruto es leñoso, en forma de castañuela, y mide unos 6 centímetros de diámetro. En su interior encontramos semillas aladas, de color marronáceo.

¿Qué usos se le da?

Los frutos del jacaranda son cápsulas grandes
Imagen procedente de Wikimedia/Philmarin

El jacaranda es un árbol que en el Viejo Continente lo usamos como ornamental, ya sea como ejemplar aislado, en grupos o a veces en alineaciones. También es frecuente verlo formando parte del arbolado urbano, en parques y calles.

Ahora bien, en sus lugares de origen a las hojas, flores y corteza se le atribuyen propiedades medicinales; en concreto, antitumorales y espasmolíticas. Pero no aconsejo consumir ninguna de sus partes sin antes haber consultado con un experto para no poner en riesgo tu salud.

Otro uso que se le da es para trabajos de carpintería. La madera es de color claro, liviana y fácil de trabajar. Se utiliza para construir muebles de interior.

¿Cuáles son los cuidados del Jacaranda mimosifolia?

Las flores del jacaranda aparecen en primavera
Imagen procedente de Flickr/mauro halpern

El jacaranda es un árbol precioso, que estoy convencida, de que te que alegrará tu día a día. Sus raíces, como comentábamos antes, no son invasoras, de modo que no tendrás problemas. Eso sí, es muy importante que en caso de tenerlo en el jardín, lo plantes a una distancia mínima de 5 metros ya que así podrá desarrollarse con normalidad.

Necesita sol y riegos frecuentes. En este sentido, se ha de regar unas 3-4 veces por semana en verano y unas 1-2 veces por semana el resto del año. Asimismo, se debe de aportar abono orgánico (guano, compost, u otro) en primavera y verano para que no le falte de nada.

Puedes tenerlo en maceta con agujeros en su base durante muchos años, con sustrato universal mezclado con un 30% de perlita. Recuerda trasplantarlo a otra mayor cada 2-3 años.

Resiste hasta los -7ºC, pero de joven precisa algo de protección. Los ejemplares jóvenes y los recién plantados son más frioleros, de modo que no dudes en protegerlos con una tela antiheladas y/o con plástico los primeros años.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.