Haya (Fagus sylvatica)

El haya es un árbol caducifolio

Imagen – Wikimedia/Dominicus Johannes Bergsma

El haya es uno de los árboles de hoja caduca que forman un tipo de bosque europeo de gran belleza y majestuosidad: el hayedo. Esta planta, que se toma su tiempo para crecer, tiene una esperanza de vida bastante larga, de unos 300 años; eso sí, claro está, si el clima sigue siendo benévolo con ella y no sufre ningún problema grave.

No es el tipo de árbol que se debería de poner en un jardín de reducidas dimensiones, pero lo cierto es que en aquellos que son grandes se puede llegar a convertir en un ejemplar digno de admirar.

¿Qué tipo de árbol es el haya?

El haya es un árbol europeo

Imagen – Flickr/Plant Image Library

El haya, cuyo nombre científico es Fagus sylvatica, es un árbol de hoja caduca cuya altura máxima puede llegar a los 40 metros. Su tronco es recto y robusto, con la corteza lisa, y suele ramificar a gran distancia del suelo. Su copa es redondeada si crece lejos de otros árboles, en caso contrario, se vuelve más estrecha e irregular cosa que sucede por ejemplo en el bosque.

Las hojas son simples, ovaladas, y verdes, aunque cambian de color en otoño antes de caer. Durante esa estación, dejan de ser alimentadas y pasan a ser amarillentas y después marrones. Asimismo, hay que saber que, alrededor de un tronco del haya, es difícil que crezca algo, pues su copa impide que llegue suficiente luz al suelo.

Se trata de una especie monoica, es decir, que tanto las flores femeninas como las masculinas se encuentran en el mismo ejemplar. Las primeras brotan en grupos de 3-4 a partir de un pedúnculo corto, y son amarillentas; las segundas en cambio también brotan en grupos, pero lo hacen sobre un pedúnculo largo y algo colgante.

Variedades y cultivares de haya

El haya es un árbol que de por sí es muy bonito, pero a día de hoy se venden variedades y cultivares que son aún más decorativos si cabe, como por ejemplo estos:

  • Fagus sylvatica var asplenifolia: sus hojas son totalmente diferentes a las del haya común: son alargadas, y tienen los bordes muy dentados.
  • Fagus sylvatica var atropurpurea: como su nombre indica, tiene las hojas de color púrpura. Pero ojo: durante el verano las puede tener verde-rojizas.
  • Fagus sylvatica var pendula: es una variedad con porte llorón.
  • Fagus sylvatica var. tortuosa: es una variedad que tiene un tronco tortuoso, visible en ejemplares adultos (en los jóvenes es más difícil que se vea).
  • Fagus sylvatica ‘Roseomarginata’: se trata de un árbol con hojas de color verde oscuro con los márgenes rosados.

¿Cómo se llama el fruto del haya?

El fruto tiene forma redondeada y se abre en cuatro valvas, dejando al descubierto entre 1 y 3 semillas, siendo lo más habitual 2, las cuales tienen forma de tetraedro y son comestibles. Estas se conocen por el nombre de hayucos.

¿Dónde crece el árbol haya?

El hayedo es un bosque de hayas

Imagen – Wikimedia/Nikanos

El haya es un árbol que crece silvestre en las regiones de Europa que tienen climas templados y suelos frescos y fértiles. Podemos encontrarlo en Grecia, Suecia, Noruega, Alemania (como en la Selva Negra), o incluso en España. En nuestro país, vale la pena mencionar la Selva de Irati en Navarra, donde comparte hábitat con Abies alba (abetos).

Se trata de una planta que no tolera el calor extremo ni la sequía. Por ello, solo podemos ver ejemplares sanos y realmente bonitos en aquellas zonas donde las temperaturas se mantienen suaves en verano, y donde además llueve con frecuencia.

¿Qué usos tiene?

El haya tiene un uso claramente ornamental. Aunque, como hemos dicho, es un árbol grande que necesita mucho espacio, es muy decorativo; tanto es así que puede lo ideal es plantarlo aislado, lejos de otras plantas que puedan molestarle.

Otro uso importante es el comestible. Los hayucos pueden consumirse sin problema, pero también se aprovechan como alimento para el ganado.

¿Cómo se ha de cuidar el haya?

El haya es un árbol de hoja caduca

Imagen – Wikimedia/Unai.mdldm // Fagus sylvatica ‘ Asplenifolia’

Es un árbol de lento crecimiento que, por muchas ganas que tengamos de tenerlo, será muy importante tener presente que no tolera el calor extremo. Por propia experiencia, te puedo decir que si las temperaturas se mantienen entre los 20 y los 35ºC, con una humedad del aire superior al 50% durante semanas, aunque lo pongas en sombra, sin nada de sol, vas a ver cómo sus hojas se queman y mueren.

Por eso, de verdad, no tiene ningún sentido comprar una planta que va a tener serias dificultades para vivir. Va a ser muy exigente, y aparte que no siempre los cuidados que se le dé van a ser suficientes.

De todos modos, te voy a decir cuáles son los cuidados generales que has de darle:

Ubicación

Lo más recomendable es que, además de tenerlo al aire libre, se ponga en sol siempre que sea una planta que en el vivero tienen en un lugar soleado, de lo contrario lo mejor será ponerla en semisombra e ir acostumbrándola poco a poco al sol.

Ahora bien, si lo que tienes es un haya de semillero, lo ideal es empezar poniéndola en sombra. En la naturaleza, las semillas germinan bajo el dosel del bosque, y a medida que van creciendo y ganando altura, se van acostumbrando poco a poco al sol directo. Así que no tengas prisa por exponerla a la luz directa del astro rey; ella sola lo irá haciendo.

Tierra

Como requiere suelos ricos en materia orgánica y con un buen drenaje, si vas a cultivarla en maceta durante un tiempo te recomiendo plantarla en una con tierra para plantas ácidas (en venta aquí); y si va a estar en suelo, es muy importante que te asegures de el suelo es fértil, esponjoso, y con buen drenaje.

Se debe evitar plantarla en suelos arcillosos, dado que estos son muy pesados y, por ende, se compactan mucho, dificultando la circulación del aire entre los granitos que lo forman. Además, el haya tendría clorosis férrica, puesto que aunque la tierra arcillosa contiene hierro, no está disponible para las raíces.

Riego y abonado

En sus lugares de origen, el haya vive en zonas donde caen más de 1000 mm de precipitación al año. Por eso, habrá que regarla si llueve menos, o si se tiene en maceta. ¿Cada cuánto? Pues depende, pero es importante que la tierra se mantiene siempre húmeda o fresca (no encharcada), especialmente en verano.

Con respecto al abonado, se aconseja abonar durante la primavera y hasta comienzos de otoño, con abonos orgánicos.

Multiplicación

El fruto del haya es el hayuco

Imagen – Wikimedia/Bartosz Cuber

El Fagus sylvatica se multiplica por semillas en invierno y esquejes en primavera.

Rusticidad

Soporta hasta los -20ºC de mínima, pero si se superan los 30ºC lo pasa mal.

El árbol de haya es muy bonito, ¿no te parece?


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*