Guanábana (Annona muricata)

La guanabana es un frutal tropical

Imagen – Wikimedia/Tatiana Gerus

La guanábana es un árbol frutal de origen tropical que produce frutos de buen tamaño y de agradable sabor. Pero además de plantarse en un huerto, es muy interesante tenerla también en el jardín, junto con otras plantas que sean meramente decorativas.

Y es que nuestro protagonista es un árbol muy bonito, que produce flores grandes y, por lo tanto, visibles a cierta distancia; y no solo eso: sino que su copa proyecta una sombra fresca.

¿Cómo es la guanábana?

La guanábana es un frutal

Imagen – Flickr/Lauren Gutierrez

La guanábana es un árbol frutal de hoja perenne originario de Sudamérica. Su nombre científico es Annona muricata. Puede crecer entre los 3 y los 9 metros de altura, desarrollando un tronco el cual suele ramificar a poca distancia del suelo. Este tiene numerosas lenticelas que permiten el intercambio de gases atmosféricos y los tejidos que se encuentran en su interior.

Sus hojas son verdes, de unos 15 centímetros de largo por unos 4 centímetros de ancho. Se mantienen bastante tiempo en la planta, hasta que son sustituidas por otras nuevas. Por eso, se dice que es una especie perennifolia, ya que se ve siempreverde.

En cuanto a las flores, hay que saber que pueden aparecer solas o en grupos de dos. Son de color amarillo, y miden aproximadamente 5-6 centímetros de diámetro cuando están abiertas. Se distinguen las flores femeninas, que son las que maduran antes, y las masculinas.

El fruto es en realidad un sincarpo -un conjunto de frutos soldados- que mide hasta 40 centímetros de largo por 10 centímetros de ancho. La pulpa es blanca, algo fibrosa, y dulce. Su peso puede superar los 2kg.

¿Para qué se usa?

La guanábana se cultiva por dos motivos:

  • El primero y más importante es por su fruto, el cual es comestible.
  • Pero además, y como comentábamos al principio, es un árbol bonito, que embellece mucho un jardín y que además proporciona sombra.

¿Cuáles son los cuidados que requiere la guanábana?

Si te animas a cultivar una, a continuación voy a explicarte qué condiciones ha de reunir el lugar donde vayas a tenerla y cómo has de cuidarla:

¿Dónde ponerla?

La guanábana es un frutal perennifolio

Imagen – Flickr/Lauren Gutierrez

La guanábana es un árbol que tiene que estar al aire libre, y a pleno sol. Pero hay que tener en cuenta que no soporta las heladas, por lo que solo se recomienda plantar en el jardín si el clima es tropical; es decir, si la temperatura más baja que se registra a lo largo de todo el año es de 14ºC.

Si en tu zona el clima es algo más fresco, lo mejor es tenerla en maceta. De este modo, podrás meterla en casa o en un invernadero cuando las temperaturas bajen.

¿Qué tierra necesita?

Es una planta que requiere suelos ricos y bien drenados. No se debe plantar en los calizos, y menos si estos son muy compactos y pesados, ya que de hacerlo las raíces no podrían desarrollarse bien. Por consiguiente, el árbol crecería más lento y tendría dificultades para fructificar.

¿Cuánta agua requiere para estar sano?

Siempre que hablemos de árboles que llevan al menos un año en el suelo, no tendremos que regarlo si en nuestra zona caen entre 1000 y 3000 mm de precipitación anuales a lo largo de todo el año, con una »pausa» de 2 a 3 meses.

Es decir, hablamos de una planta que no soporta mucho la sequía. Por eso, es aconsejable regarla cuando veamos que la tierra se va secando. Especialmente importante será el riego en verano, puesto que la tierra se seca rápido.

¿Cada cuánto se ha de abonar?

La abonaremos desde finales del invierno hasta comienzos del otoño, pero si vivimos en una zona donde el clima es tropical, podremos hacerlo a lo largo de todo el año.

Para eso, se le puede echar abonos de origen natural, como el estiércol, el compost, el guano (en venta aquí) u otros.

¿Cómo se propaga?

El fruto de la guanabana es grande

Imagen – Flickr/Lauren Gutierrez

Puedes conseguir nuevos ejemplares si siembras las semillas en primavera. Para ello, has de seguir estos pasos:

  1. Para conseguir que germine una semilla de guanábana, primero te aconsejo meterla en un vaso con agua. Con este sencillo gesto, podrás saber si es viable o si por el contrario no lo es. En el caso de que sí lo sea, verás que se hunde rápido.
  2. El siguiente paso es coger una maceta de unos 8 centímetros de diámetro, y llenarla con sustrato para semilleros  como este, o bien con una mezcla de 60% mantillo y 40% de perlita.
  3. Luego, se riega. Hay que echar agua hasta que esta salga por los agujeros de drenaje de la maceta.
  4. A continuación, se coge la semilla, se coloca dentro de un plato o bandeja, y se pulveriza con un fungicida polivalente como este. Esto evitará que los hongos la dañen.
  5. Por último, se siembra en la maceta, enterrándola no más de dos centímetros.

¿Cuál es su rusticidad?

La temperatura más baja que soporta es la de 12ºC. Asimismo, se aconseja que no se superen los 35ºC, ya que cuanto más calor haga, más lento crecerá.

¿Qué te ha parecido la guanábana?


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*