Eucalipto azul (Eucalyptus gunnii)

El Eucalyptus gunnii es un árbol perennifolio

Imagen – Flickr/dan.kristiansen

El Eucalyptus gunnii es un árbol de hoja perenne que puede verse muy bien en un jardín. Pese a que es un eucalipto, es interesante cultivarlo. Sí, en un jardín. Y es que cualquier planta, independientemente de la especie a la que pertenezca y/o de sus características, siempre que esté en el sitio adecuado va a poder servir para embellecer el lugar.

De hecho, una de las cosas más importantes que tenemos que hacer antes de elegir los árboles es conocerlos, y no me refiero solo a saber su altura o su ritmo de crecimiento, sino también sus necesidades de luz, agua y nutrientes. Así que vamos a ello: descubre cómo es el Eucalyptus gunnii.

¿Cómo es?

El gomero azul es un árbol grande

Imagen – Flickr/shirokazan

El Eucalyptus gunnii es un árbol perennifolio conocido como gunni, eucalipto de sidra o eucalipto azul, que puede alcanzar una altura de 25 metros. Presenta un tronco recto y robusto, con ramas muy largas que se extienden hacia los lados. Las hojas tienen forma elíptica u ovada, de color verde-azulado y miden aproximadamente 7 centímetros de largo por 2 centímetros de ancho cuando la planta es adulta; de joven las tiene redondeadas y azuladas. Florece en verano y lo hace produciendo flores blancas hacia la mitad superior de algunas ramas.

Crece de forma natural en la isla de Tasmania, en el sudoeste del continente australiano; de hecho, es una especie endémica de allí. Tiene un ritmo de crecimiento muy rápido cuando dispone de humedad y de espacio, y cuando el clima le es favorable, de 1-1,5 metros/año.

¿Para qué sirve?

El Eucalyptus gunnii se utiliza como árbol decorativo, a menudo como ejemplar aislado, o como bonsai. Pero también tiene otro uso: la savia cuando se embotella y se deja fermentar, se dice que tiene un sabor parecido al de la sidra de manzana, que es por lo que se conoce como eucalipto de sidra.

¿Cómo se cuida?

Para tener un eucalipto azul se han de tener en cuenta varias cosas, que son: necesita humedad, pero no en exceso; es decir, no podría vivir en un terreno pantanoso por ejemplo. Además, le cuesta adaptarse a aquellos suelos que son compactos, prefiriendo los arenosos con buen drenaje.

Y dicho esto, veamos en detalle cuáles son sus necesidades para que podamos tener un árbol sano y precioso en el jardín:

Ubicación

Se trata de una planta que ha de cultivarse en el exterior. Es muy recomendable que se exponga al sol directo desde temprana edad, pero también puede vivir en semisombra. Sus raíces irán siendo cada vez más largas a medida que vaya ganando altura, de modo que antes de plantarlo en el suelo tendremos que buscarle un sitio por donde no haya tuberías a unos diez metros a la redonda para que no surjan problemas cuando crezcan.

Tierra

Prefiere los suelos arenosos y bien drenados. Puede cultivarse en maceta durante algunos años, e incluso por siempre si se va podando regularmente. En esas condiciones recomendamos ponerle un sustrato de cultivo ligero y fértil, que retenga el agua pero que también la filtre a buen ritmo, como por ejemplo este que puedes comprar aquí, que contiene perlita.

Riego

Las hojas del eucalipto azul son ovadas

Imagen – Wikimedia/Wouter Hagens

¿Sabes cada cuánto has de regar al Eucalyptus gunnii? La frecuencia de riego ha de ir cambiando a lo largo del año: en verano hay que echarle agua más veces por semana que en invierno, pues las temperaturas son diferentes y por lo tanto, la tierra no tarda lo mismo en secarse. Si además se cultiva en maceta, tendremos que estar más pendientes del riego pues el sustrato va a permanecer seco menos tiempo.

Por lo general hay que regar un par de veces a la semana, menos durante la temporada de lluvias que tendremos que espaciar más los riegos. Así, evitaremos que la planta sufra por exceso de agua, un problema que causaría la pudrición de las raíces.

Abonado

El eucalipto que esté en maceta se debe abonar regularmente durante los meses en los que las temperaturas sean de 18ºC o más. Hay que pensar que la cantidad de tierra que tiene es limitada, y por lo tanto los nutrientes que contiene también. Desde el primer momento en el que lo plantamos en una maceta, las raíces van absorbiéndolos, y si no abonamos va a llegar el día en el que se quede sin nutrientes. Si eso ocurriese, la planta dejaría de crecer y se debilitaría.

Por este motivo, es aconsejable abonarlo con abonos o fertilizantes líquidos, siguiendo las indicaciones de uso. Por ejemplo, el fertilizante universal (en venta aquí) o abonos orgánicos como el guano (en venta aquí) van a mantenerlo sano y con un buen aspecto.

Poda

A finales del invierno se le podrán quitar las ramas secas, así como recortar aquellas que hayan crecido mucho.

Trasplante

El Eucalyptus gunnii se puede cambiar de maceta en primavera, cada dos o tres años. Cuando se quiera plantar en el suelo, también se hará en esa estación.

Multiplicación

Se multiplica por semillas en primavera. Colócalas en la superficie del sustrato, separadas entre ellas (de hecho, es preferible que no pongas más de dos en una misma maceta, ya que de lo contrario no todas sobrevivirían) y échales un poco de tierra por encima.

Tardarán más o menos uno o dos meses en germinar, dependiendo de lo nuevas y viables que sean.

Rusticidad

Es un árbol que resiste las heladas de hasta los -14ºC y el calor hasta los 40ºC si dispone de a su disposición.

El Eucalyptus gunnii es un árbol grande

Imagen – Wikimedia/Wouter Hagens // E. gunnii ‘Silver Drop’

¿Qué opinas del Eucalyptus gunnii?


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.