Clusia rosea

La Clusia rosea es un árbol tropical

Imagen – Wikimedia/Forest & Kim Starr

La Clusia rosea es un árbol perennifolio de origen tropical que, cuando es muy joven, puede confundirse con una planta crasa (suculenta), ya que sus hojas son carnosas. De hecho, no es raro que en las tiendas se ponga junto a los cactus y a las crasas, a pesar de que no está emparentada con ellos.

Por propia experiencia, puedo decirte que sus cuidados no son difíciles, incluso puede estar en interior si en invierno las temperaturas son bajas. Pero de esto te hablaré más a continuación.

¿De dónde es originaria la Clusia rosea?

La Clusia rosea es un árbol

Imagen – Wikimedia/Forest & Kim Starr

Se trata de un árbol endémico del Caribe, las Bahamas y de las Indias Occidentales. Es, por lo tanto, una planta que no conoce el frío, puesto que la temperatura más baja es de 10-15ºC, y las máximas de 30-35ºC dependiendo de la zona. Además, crece en lugares donde la humedad ambiental es elevada, motivo por el que tendrá problemas si esta es baja, ya que sus hojas se empezarán a poner marrones hasta que finalmente caerán.

Un dato curioso es que se adapta bastante bien a vivir cerca del mar. Esto es debido a que tolera la sal. Así que si vives en la costa y quieres tenerla fuera, no tendrás ningún problema.

¿Cuáles son sus características?

La Clusia rosea es un árbol semiepífito de hoja perenne que, dependiendo de la competencia que tenga, puede crecer desarrollando un tronco y una copa lo suficientemente fuertes para que puedan sostenerse por sí solos; o bien como trepadora. Por ejemplo, si lo tenemos como ejemplar solitario en el jardín, sin otras plantas grandes cerca, lo veremos crecer como árbol común; pero si por el contrario comparte el espacio con otras, entonces podría tender a desarrollarse como epífito.

Puede alcanzar una altura aproximada de 14 metros, pero si se tiene en maceta es difícil que supere los 2 metros. Su tronco se mantiene relativamente delgado, midiendo unos 30 centímetros de grosor como mucho. La copa es ancha, de unos 6 metros de diámetro, y muy densa motivo por el que proyecta una sombra muy agradable. Está compuesta por hojas ovadas de color verde oscuro en el haz y de un tono más claro por el envés, y miden unos 10×8 centímetros más o menos.

Sus flores son de color blanco o rosado, y miden hasta 10 centímetros de diámetro. Y los frutos tienen forma redonda, y tienen la pulpa de color naranja.

¿Cómo se cuida la Clusia rosea?

Las flores de la clusia rosea son bonitas

Imagen – Wikimedia/Forestowlet

Es un árbol que, a pesar de ser tropical y por consiguiente muy sensible al frío, es bastante fácil de cuidar. Para ello, te recomiendo tomar nota de lo que voy a contarte a continuación:

Ubicación

  • Si va a estar dentro de casa, debes de colocarlo en un sitio en el que haya mucha claridad. Pero cuidado: no lo pongas cerca del aire acondicionado ni de cualquier otro aparato que genere corrientes de aire, pues de lo contrario sus hojas se volverán marrones.
  • Si va a estar fuera, recomiendo ponerlo en semisombra. Le puede dar el sol unas horas por la mañana temprano o al atardecer, pero hay que procurar que no le dé durante las horas centrales del día.

Tierra

  • En maceta: puedes llenarla con cualquiera de estos sustratos: fibra de coco (en venta aquí), o sustrato universal (en venta aquí).
  • En el jardín: la tierra debe ser fértil y, además, ha de tener buen drenaje.

Riego

Si hablamos del riego, lo primero que hay que saber es que el agua que se utilice debe ser o bien de lluvia, o bien agua apta para consumo humano. Asimismo, es muy aconsejable dejar que la tierra se seque un poco antes de volver a regarla. De esta forma, las raíces no se ahogarán, pues no habrá agua en exceso.

Pero eso sí, si la vas a tener en maceta, es importante que esta tenga agujeros, y que si le pones un plato debajo te acuerdes de escurrirlo. Asimismo, no debes de meter la planta dentro de un tiesto sin orificios en su base, pues de lo contrario el agua quedaría estancada dentro de este, y la clusia lo pasaría mal.

Abonado

La clusia rosea tiene frutos

Imagen – Wikimedia/Forest & Kim Starr

Durante los meses que haga buen tiempo y las temperaturas se mantengan entre los 15 y los 35ºC se puede abonar; y de hecho es algo que recomiendo para que así pueda crecer mejor. Utiliza abonos líquidos como este, puestos que estos tienen una eficacia más rápida, pero sigue las instrucciones de uso que encontrarás en el envase para evitar que las raíces se ‘quemen’.

Trasplante

Tendrás que plantar la Clusia rosea en una maceta más grande o al jardín si ves que las raíces han empezado a crecer fuera de la misma. Hazlo en primavera, cuando las temperaturas se mantengan por encima de los 18ºC.

Rusticidad

Como decíamos, no soporta el frío. Lo ideal es que no baje nunca de los 15ºC, pero si baja a los 10ºC de forma temporal tampoco pasaría nada.

¿Conocías esta planta?


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*