Celtis australis

Las hojas de almez son caducas
Imagen procedente de Wikimedia/S. Rae from Scotland, UK

El Celtis australis es un árbol bastante utilizado para embellecer las calles y los parques de lugares donde el clima es templado. Su rápido crecimiento hace que en poco tiempo alcance un tamaño muy interesante. Además, su copa está tan densamente cubierta de hojas que proporciona una sombra de lo más agradable.

Si hablamos de sus necesidades básicas, no es difícil proporcionárselas, pues se trata de una planta que resiste las altas temperaturas, las heladas e incluso la sequía.

¿Cuál es el origen y las características del Celtis australis?

El almez es un árbol caducifolio
Imagen procedente de Wikimedia/Sordelli

El Celtis australis es un árbol caducifolio conocido como almez, aligonero, ledonero, lodoño, quicavero, latonero, lodón, o lladoner en catalán nativo de la cuenca mediterránea y de Europa central. Alcanza una altura de 20 a 25 metros. Tiene un tronco recto, con la corteza de color gris, y lisa, cuyo diámetro es de unos 40-50 centímetros. Este ramifica a pocos metros del suelo, formando una copa redonda cubierta por hojas de 5-15 centímetros de largo, ovo-lanceoladas, aserradas, con el haz verde-oscuro y el envés más claro.

Florece en primavera (entre marzo y abril en el hemisferio norte). Sus flores no tienen pétalos, pero sí sépalos de color amarillo verdoso. El fruto, conocido como almeza, almecina o latón, es una drupa carnosa de 1 centímetro de diámetro, con la piel de color oscuro casi negro, y el interior amarillo. En su interior se encuentra una semilla redondeada de un tamaño ligeramente inferior al del fruto.

¿Qué usos se le da?

El almez florece en primavera
Imagen procedente de Wikimedia/Meneerke bloem

Ornamental

El almez es un árbol que tiene varios usos. El más conocido por todos es el ornamental. Es muy apreciado en jardinería urbana, pero también es una excelente planta de jardín. Plantado como ejemplar aislado es como mejor se verá, pero también quedará muy bonito en alineaciones o incluso en grupos, por ejemplo, si quieres crear un rincón más íntimo en tu terreno.

Medicinal

Tanto las hojas como los frutos tienen usos medicinales:

  • Hojas: son astringentes, antidiarreicas y antihemorrágicas.
  • Frutos verdes: se usan como remedio de la disentería, así como para regular el ciclo menstrual.

Ambos se mezclan y se toman en infusión. Pero recomiendo consultar con un profesional antes de empezar cualquier tratamiento por cuenta propia.

Culinario

Los frutos son comestibles, pudiéndose consumir recién recogidos del árbol una vez maduros, o bien se pueden usar para preparar mermeladas.

¿Cuáles son los cuidados del Celtis australis?

Los frutos del almez son comestibles
Imagen procedente de Flickr/augusto ravagli

Para tener un almez en un jardín y disfrutarlo como es debido, es importante que se coloque en el exterior, donde le dé la luz del sol de manera directa a ser posible todo el día. Sus raíces no son especialmente agresivas, pero hay que tenerlo a una distancia mínima de 6 o 7 metros de muros, tuberías y suelos pavimentados.

El riego ha de ser moderado. Como hemos comentado, resiste bien la sequía, pero solo si ya lleva más de 12 meses en el suelo y caen unos 350 litros por metro cuadrado al año como mínimo. Y aún así, agradecerá recibir agua una media de 2 veces por semana en verano y una semanal el resto del año. En caso de tenerlo en maceta, el riego será más frecuente: unas 3-4 veces en plena temporada veraniega, y algo menos el resto.

Por otro lado, hay que decir que crece bien en casi todo tipo de suelos, aunque prefiere los arcillosos y sueltos. Si se tiene en una maceta, el sustrato a utilizar puede ser el universal que venden en cualquier vivero y tienda de jardinería.

Desde comienzos de primavera hasta finales del verano es aconsejable abonarlo, por ejemplo con mantillo o compost. De todos modos, si se tiene en el jardín esto no es algo que sea muy necesario.

Se multiplica muy bien por semillas en primavera, las cuales se siembran en primavera en bandejas de semillero o macetas con sustrato universal colocadas en el exterior. Si se mantiene dicho sustrato húmedo, germinarán muy pronto, al cabo de unos 7 o 15 días.

Este es un árbol que no se ha de podar. No lo tolera. Cicatriza mal y muy lento, y no siempre lo supera. Como mucho, has de quitarle las ramas secas, rotas y muy enfermas a final de invierno.

Por lo demás, resiste heladas de hasta los -18ºC, y temperaturas altas de hasta los 38-40ºC (siempre que tenga agua a su disposición).

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.