Árboles pequeños para jardín

Hay varios árboles para jardines pequeños

¿Existen árboles pequeños que se puedan tener en un jardín? Bueno, para ello primero habría que preguntarse qué es un árbol pequeño, pues a veces confundimos arbustos que crecen como arbolitos con plantas arbóreas. Y para ello hay que saber que un árbol es toda planta leñosa que desarrolla por lo general un tronco el cual ramifica a cierta altura del suelo, y que además alcanza como mínimo los cinco metros de alto.

Por este motivo, por mucho que, por ejemplo, una planta como la Polygala myrtifolia parezca un árbol, no se considera uno pues se queda solo en los 3-4 metros. Ahora bien, existen árboles pequeños para jardín que son realmente bonitos.

Acacia de Constantinopla (Albizia julibrissin)

La albizia julibrissin es un árbol caduco

Imagen – Wikimedia/Gmihail

La Albizia julibrissin es un árbol caducifolio que desarrolla una copa en forma de sombrilla compuesta por numerosas hojas bipinnadas de color verde. Su tronco se mantiene delgado durante toda su vida, y cuando florece, algo que hace en primavera, brotan flores rosas en la parte superior de dicha copa. Alcanza los 10 metros de altura aproximadamente, y proyecta una buena sombra.

Es una especie que, dependiendo de la zona y del clima, puede crecer más o menos rápido. Yo tengo una y la verdad es que crece bastante lento, a unos diez centímetros por año. Pero lo bueno es que es muy fácil conseguir ejemplares crecidos -de dos metros o eso- en los viveros a un precio interesante, por lo que no tendrás que esperar mucho a disfrutar de sus flores. Resiste hasta los -12ºC.

Árbol orquídea (Bauhinia purpurea)

La bauhinia tiene flores preciosas

Imagen – Wikimedia/PEAK99

La Bauhinia purpurea es otro árbol caducifolio que produce flores magníficas en primavera. Estas son de color rosa-púrpura (de ahí el nombre de la especie), y son bastante grandes puesto que miden unos 7 centímetros de ancho. Llega a medir unos 5 metros de altura como mínimo, pudiendo alcanzar los 10 metros con el paso del tiempo.

Si bien soporta bien el frío, e incluso las heladas moderadas (hasta los -7ºC), recomiendo mantenerla protegida de los fuertes vientos especialmente de joven.

Arce granatense (Acer opalus subsp granatense)

El acer granatense crece en suelo calizo

El arce granatense es un árbol caducifolio que alcanza los 8 metros de altura, aunque a menudo adquiere un porte arbustivo. Tiene hojas verdes durante la primavera y el verano, y rojas en otoño antes de caer. Las flores brotan a finales del invierno, y son muy pequeñas y poco visibles.

Se trata de uno de los pocos arces que crece en suelos calizos, y uno de los que mejor resiste el calor (hasta los 35ºC siempre que sea de forma puntual). Asimismo, hay que saber que soporta las heladas de hasta los -12ºC.

Aligustre arbóreo (Ligustrum lucidum)

El aligustre es un árbol perennifolio

Imagen – Flickr/mauro halpern

El aligustre arbóreo es un árbol de hoja perenne que alcanza una altura de hasta 15 metros, aunque mediante podas se puede tener con una altura menor. Desarrolla un tronco más o menos recto y una copa redondeada, compuesta por hojas verdes y algo coriáceas. Sus flores son blancas y se agrupan en inflorescencias que surgen normalmente por encima del follaje.

Recomendable para jardines pequeños, tanto si están en una ciudad como en un pueblo. Tolera bien la polución; de hecho, este es uno de los motivos por los que se suele plantas en los núcleos urbanos; además, no le perjudican las heladas moderadas (hasta los -12ºC).

Cerezo japonés (Prunus serrulata)

El Prunus serrulata es un árbol pequeño

Imagen – Flickr/mauro halpern

El cerezo japonés es un árbol caducifolio que alcanza una altura de 10 metros. Desarrolla una copa ancha, la cual llega a medir unos 4-5 metros. Sus flores, de color rosa, brotan en gran número durante el comienzo de la primavera. Su ritmo de crecimiento es de tipo medio, es decir, que no es ni rápido ni lento: crece unos 15 centímetros al año aproximadamente.

Debido a la sombra que proyecta su copa, es interesante plantar un ejemplar en la zona de relax del jardín. Ahora bien, debes tener en cuenta que necesita que el clima sea templado y el suelo rico en nutrientes para vivir. Tolera las heladas moderadas.

Naranjo amargo (Citrus × aurantium)

El naranjo amargo es un árbol de hoja perenne

Imagen – Wikimedia/Zeynel Cebeci

El naranjo amargo es un cítrico que, al igual que el resto de especies del género (Citrus) es de hoja de perenne. Alcanza una altura de unos 8 metros, aunque como tolera bastante bien la poda, es posible mantenerlo con 5-6 metros o incluso con menos. Las hojas son de color verde oscuro, y es una planta que produce flores blancas y aromáticas, y unos frutos que, si bien no se pueden consumir frescos debido a su sabor, se suelen usar para preparar mermeladas.

Se trata de un árbol que puede quedar muy bien en la entrada de tu pequeño jardín, pues cuando florezca, lo primero que sentirás será el aroma dulce de sus flores. Asimismo, has de saber que soporta bien las temperaturas de hasta los -6ºC.

Níspero (Eriobotrya japonica)

El níspero es un árbol frutal perenne

Imagen – Wikimedia/Salicyna

El níspero es un árbol frutal de hoja perenne que alcanza una altura de entre los 6 y los 9 metros. Desarrolla una copa ancha, la cual llega a medir unos 4 metros de ancho. Esta está compuesta por hojas lanceoladas, con el haz de color verde oscuro y bastante pilosas. Sus flores son de color blanco y, como sabrás, produce frutos redondos aptos para consumo humano.

Crece bien en distintos tipos de suelos, tales como el arcilloso. Resiste el viento y, también, las temperaturas bajo cero (hasta los -18ºC).

¿Qué te parecen estos árboles pequeños para jardín?


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*