Árbol de té (Melaleuca alternifolia)

El árbol de té es una planta de hoja perenne

El árbol de té es una planta que puede usarse para decorar jardines pequeños. Aunque más que un árbol es un arbolito o arbusto grande, no podía dejar de hablar de él en este sitio web, ya que su altura una vez llega a la edad adulta es de 5 metros y da bastante sombra.

Además, es muy recomendable plantarlo en aquellos jardines donde llueve poco y/o donde el suelo sea pobre en nutrientes ya que se adapta muy bien a vivir en esos lugares.

Origen y características del árbol de té

La Melaleuca alternifolia es un árbol perenne

Imagen – Wikimedia/Tangopaso

El árbol de té, cuyo nombre científico es Melaleuca alternifolia, es una especie perteneciente a la familia Myrtaceae. Es originario de Australia, para ser más exacto de Nueva Gales del Sur. Crece un máximo de 5 metros, y tiende a ramificar desde la base, aunque esto se puede controlar muy fácilmente si se van quitando los brotes que vayan surgiendo.

La copa adquiere una forma redondeada y ancha, y tiene hojas lineares de unos 35 milímetros de largo por 1 milímetro de ancho, y son muy aromáticas. Las flores brotan en primavera. Son de color blanco y tienen forma de espiga. El fruto mide 2-3 milímetros y es seco.

¿Para qué sirve?

El árbol de té es una planta que se usa para decorar jardines y también como medicinal. Como decorativo es muy interesante tenerlo aislado o en grupos, en lugares soleados. Además, es posible trabajarlo como bonsai, ya que tiene hojas pequeñas y tolera muy bien la poda, cicatrizando rápido y de una manera correcta sus heridas.

Como medicinal es un árbol que tiene propiedades como antibiótico, cicatrizante, antifúngico/antihongos y antiséptico. Eso sí, hay que saber que en dosis bajas es tóxico para niños y animales. Los síntomas son: mareos, náuseas, desorientación, náuseas, y en casos graves coma. Los adultos también han de tener precaución, ya que solo se debe usar una dosis pequeña en piel y/o cabello, y por un corto periodo de tiempo.

Asimismo, se suele usar para fabricar productos de limpieza, como lavasuelos.

¿Cuáles son los cuidados que hay que darle?

La Melaleuca alternifolia es un arbolito que se adapta bien a vivir en distintas condiciones. Su ritmo de crecimiento es bastante rápido, de unos 20-30 centímetros cada año, y al no necesitar agua con frecuencia es posible cultivarlo en regiones como la mediterránea, donde la sequía puede durar meses y donde las temperaturas son suaves casi todos los meses, excepto en verano que son cálidas.

Así pues, ¿cómo se ha de cuidar? Vamos a explicarte todo lo que has de saber a continuación:

Ubicación

Las hojas de Melaleuca alternifolia son lineales

Imagen – Wikimedia/Raffi Kojian

Se tiene que tener en el exterior. Es un arbusto que nunca podrá adaptarse a vivir dentro de una casa, puesto que las condiciones que hay en ella son muy distintas a las que hay fuera. Además, es importante que esté expuesto a la luz del sol directamente, a la lluvia, al viento, y también a los cambios de temperatura que se producen a medida que van pasando los meses.

En cuanto a sus raíces, no son invasivas. Ahora bien, sí es muy recomendable plantarlo a una distancia de al menos un metro de muros y paredes, así como de otras plantas que sean altas.

Tierra

  • Jardín: es una planta que crece en casi cualquier tipo de suelo, incluso en los pobres.
  • Maceta: si lo deseas, podrás cultivarlo en una maceta con sustrato universal (en venta aquí).

Riego

El riego de la Melaleuca alternifolia ha de ser moderado. Esto significa que se regará, más o menos, una vez o dos por semana durante los meses fríos, y entre 1 y 3 veces por semana el resto. La frecuencia de riego va a depender mucho de las temperaturas que haya, y de si está plantado en el suelo o en maceta, por eso si tienes dudas comprueba la humedad de la tierra con un medidor.

Otra forma de hacerlo es introduciendo un palo en la tierra: si sale casi limpio sabremos que está muy seca, pero si por el contrario vemos que hay mucha tierra adherida, será porque está muy húmeda y que por lo tanto no será necesario regar.

Abonado

No es importante abonar al árbol del té. Por supuesto, puedes hacerlo si lo deseas durante la primavera y el verano, tanto si está en el suelo como en una maceta. Para ello, te aconsejamos usar abonos orgánicos, como el guano (en venta aquí) o el compost, ya que son los que te ayudarán también a proteger a la fauna de tu jardín, como abejas, mariposas o mariquitas.

Poda

La poda se hará a finales del invierno usando herramientas de podar adecuadas, como una sierra de mano para las ramas de más de un centímetro de grosor, o unas tijeras de yunque (en venta aquí) para las de un centímetro o algo menos.

Se deben eliminar las ramas que estén secas y rotas, pero también se puede aprovechar para reducir el tamaño de la copa o, si queremos tenerlo con un solo tronco, quitar los brotes que le estén saliendo a a este.

Rusticidad

La Melaleuca alternifolia es una planta que soporta las heladas de hasta los -7ºC y las temperaturas cálidas de hasta los 40ºC.

Las flores de la Melaleuca alternifolia son de color blanco

Imagen – Wikimedia/Geoff Derrin

¿Qué opinas del árbol del té?


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.