Acebuche (Olea europaea var europaea)

El acebuche es un arbolito perennifolio

Imagen – Wikimedia/Fernando Losada Rodríguez

El acebuche es un arbolito de hoja perenne que no es tan popular como el olivo, al menos no fuera de sus lugares de origen. Sin embargo, al igual que él, puede vivir sin ningún problema en suelos arcillosos, pobres en nutrientes, e incluso en aquellos que tienen cierta tendencia a la erosión.

Sin embargo, con el paso del tiempo su uso que más se ha extendido ha sido el ornamental, ya sea como planta de jardín como bonsái, siendo uno de los más interesantes para principiantes debido a su baja demanda de agua. Pero, ¿cómo es esta planta?

¿Qué es el acebuche?

El acebuche es una planta de lento crecimiento

Imagen – Wikimedia/Antoni Salvà

El acebuche, cuyo nombre científico es Olea europaea var europaea*, es una planta que suele crecer más como arbusto y no tanto como árbol que crece silvestre en la cuenca del Mediterráneo Oriental. Alcanza una altura aproximada de 1 a 5 metros, dependiendo de dónde haya germinado la semilla, de si tiene otras plantas cerca, y del clima. Las hojas son pequeñas, de 1 centímetro aproximadamente, y de color verde oscuro brillante por el haz, y verdes por el envés.

Sus flores son también de pequeño tamaño, de 1 centímetro, y de color blanco. Una vez son polinizadas, maduran los frutos conocidos como acebuchinas, las cuales son similares a las olivas pero de menor tamaño, y de un color más oscuro (son marrones o negras cuando terminan de madurar).

*Los nombres Olea europaea var sylvestris y Olea oleaster se consideran sinónimos. Dicho de otro modo, el acebuche es el olivo silvestre.

¿Qué usos tiene?

Esta planta tiene varios usos:

  • Ornamental: en un jardín se puede usar como seto de baja o mediana altura, ejemplar aislado para dar sombra, o plantado en alineaciones. También se puede trabajar como bonsai, o cultivar en maceta como arbusto o arbolito dada su resistencia a la poda.
  • Comestible: aunque sus aceitunas son más pequeñas que las del olivo, en los restaurantes de la región mediterránea se suelen servir como tentempié. Además, el aceite de oliva de acebuche se puede consumir en tostadas o ensaladas por ejemplo.
  • Medicinal: según un estudio de la Universidad de Sevilla, del cual se hizo eco El País, reveló que el consumo de acebuchinas ayuda a mantener una tensión arterial normal, reduciendo la hipertensión.

¿Qué cuidados requiere el acebuche?

Muy pocos, en realidad. Pero para evitar en lo posible que surjan problemas, te vamos a explicar cómo puedes mantenerlo sano y precioso:

Ubicación

El acebuche es una planta de exterior, que ha de estar en un lugar soleado. Es importante que se tenga esto muy en cuenta, porque de lo contrario no viviría mucho. Además, en caso de plantarlo en el jardín, se debe de poner a una distancia de unos 2 metros de muros y plantas grandes.

Sus raíces no son invasivas, pero al igual que todas las raíces de las plantas, van a ir en busca de humedad. Por este motivo, si te preocupan las tuberías, ponlo a unos 4 o 5 metros de distancia de estas.

Tierra

  • Jardín: crece en suelos arcillosos, bien drenados. Puede tolerar una inundación puntual, pero es preferible que la tierra no permanezca encharcada mucho tiempo.
  • Maceta: se plantará con sustrato de cultivo universal. Asimismo, la maceta debe tener orificios de drenaje.

Riego

Acebuches adultos en Mallorca

Acebuches del sur de Mallorca.

El acebuche es una planta esclerófila, es decir, que resiste la sequía y el calor. Cuando se tiene en el jardín, solo tendrás que regarlo una o dos veces por semana durante el primer año, para que le sea más fácil enraizar y aclimatarse. A partir del segundo, podrás espaciar cada vez más los riegos, hasta que dejes de regarlo.

Por otro lado, si está en maceta, sí que tendrás que echarle agua de vez en cuando a lo largo de su vida. En verano, se regará unas dos veces a la semana, y el resto del año 1 vez/semana, o incluso menos si llueve.

Abonado

No es necesario abonarlo, a no ser que esté en maceta en cuyo caso le vendrá muy bien un aporte regular de abono orgánico líquido, como el abono de algas o el guano.

Poda

Cuando el ejemplar aún es joven y no ha florecido, se puede podar a finales del invierno; en caso contrario, se recomienda hacer en otoño. Hay que eliminar las ramas secas y rotas, así como recortar las que estén creciendo mucho.

Si se quiere tener como arbolito, hay que eliminar también aquellas que estén creciendo a poca distancia del suelo, para mantenerle el tronco sin ramas hasta cierta altura.

Plagas y enfermedades

El acebuche es una planta resistente

Imagen – Wikimedia/Pau Cabot

Es bastante resistente, pero puede verse atacado por las mismas plagas que afectan al olivo, a saber:

  • Mosca del olivo
  • Cochinilla del olivo
  • Polilla del olivo
  • Trips del olivo
  • Barrenillo
  • Erinosis del olivo

Pueden tratarse con insecticidas específicos, trampas adhesivas, o tierra de diatomeas.

Si hablamos de enfermedades, es difícil que tenga, pero si la tierra permanece húmeda demasiado tiempo, las raíces se debilitarán y los hongos, como el Pythium o el Phytopthora, aparecerán. Estas se combaten con cobre o fungicidas.

Rusticidad

Resiste las heladas de hasta los -7ºC, así como las temperaturas de hasta 40ºC.

¿Qué te parece el acebuche?


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

bool(true)